Compartir en:

Sostenibilidad sobre ruedas

Uno de los grandes retos de la humanidad es la protección del medio ambiente, tal y como dice al ONU en su informe de “Objetivos de desarrollo sostenible” a 2030.

Yo siempre he sostenido que los grandes retos de la humanidad, como los que sostiene la ONU, no solo son una obligación para cualquier empresario y ciudadano de este planeta, sino que además son una gran oportunidad de negocio.

La sostenibilidad y las ciudades inteligentes

En este caso, la concentración de personas en grandes ciudades en imparable (llegaremos a vivir el 70% del planeta en grandes urbes), lo que provoca grandes problemas de movilidad y medioambientales. Para ello, las nuevas tecnologías disruptivas, como el IOT (Internet of things) van a convertir a las ciudades en más inteligentes, a través de la sonorización, convirtiéndolas en smart cities a la vez que promueven el transporte limpio no contaminante.

Un semáforo de carril bici con sensor de temperatura por infrarrojos o nuevas propuestas para acceder a una bicicleta, como la propuesta por la firma danesa Donkey Republic. La sostenibilidad no sólo afecta ya a lo que comemos, a cómo trabajamos. No. Esta conciencia está poniéndose de moda también en nuestra forma de movernos.

Las opciones son múltiples. Estas bicicletas oscuras, que ya se ven en varios lugares del centro de la capital, cuentan con candados “inteligentes” con conexión a Internet, además de una plataforma online a través de la que se gestiona el alquiler. Así cuando el cliente entra en la aplicación ve dónde tiene alguna disponible, elige la que más le conviene y lo paga a través de la web, recogiéndola a cualquier hora del día o de la noche. De momento hay 50 disponibles, pero esta cifra se multiplicará, y en primavera ya serán 150.

Avances sostenibles en Rotterdam

Y los avances sobre dos ruedas llegan también hasta las plazas de Rotterdam, dónde más de 70.000 personas usan la bicicleta habitualmente para sus desplazamientos. Lo que es mucho, cuando hablamos de una urbe de 600.000 habitantes. Entre las nuevas inventivas, destaco la del thermican, un semáforo de los carriles bici que se pone en verde antes de tiempo cuando hay muchos ciclistas esperando, con el fin de descongestionar el tráfico y favorecer el tránsito no contaminante.

Son muchas las ideas, los cambios y las propuestas que están naciendo aquí o en el extranjero para hacer que la gente se ponga el casco y salga a dar pedales. Todo forma parte de un cambio de mentalidad profundo, que pretende, no tanto que nos convirtamos en deportistas de élite, como que formemos parte de una sociedad más comprometida, que contamina menos, que compensa el daño que hace al medio ambiente con su actividad. En definitiva, una sociedad sobre ruedas que piensa en verde.