Compartir en:

El Blockchain, la nueva tecnología disruptiva

La revolución digital está transformando por completo la manera de relacionarnos y consumir. Eso es un hecho, como también lo es el que están surgiendo constantemente tecnología y sistemas que cambian las reglas del juego. Este es el caso de los blockchain.

Con este post resumo un magnífico artículo de The Guardian para hacer una guía práctica para el entendimiento del lector:

¿Qué es?

Blockchain es un libro de contabilidad digital que proporciona una forma segura de hacer y registrar transacciones, acuerdos y contratos, todo lo que necesita ser registrado y verificado como si hubiera tenido lugar. Sin embargo, en lugar de mantenerse en un lugar como el libro mayor más tradicional, la base de datos se comparte a través de una red de ordenadores.  Esta red puede abarcar sólo a un puñado de usuarios, o a cientos o miles de personas.  El libro mayor se convierte así en una larga lista de transacciones que han tenido lugar desde el comienzo de una red cada vez más grande.

 ¿Cómo se usa?

Blockchain se ejecuta en un software informático especializado que opera detrás de las escenas, distribuyendo automáticamente información a la base de datos a medida que se realizan nuevas transacciones.  La mayoría de los usuarios individuales no verán una cadena de bloques realizándose y esta naturaleza instantánea implica que hay poca o ninguna ventana de tiempo para que alguien altere una transacción antes de que se registre en el libro mayor.  Este software es un área de experimentación se invirtieron mil millones de $, según estimaciones, en 2016.

¿Cómo es de seguro?

Una base de datos blockchain consiste en bloques y transacciones. Los bloques contienen lotes de transacciones que están codificadas. Cada bloque contiene un hash que relaciona todas las transacciones y las une en forma de cadena.  Este proceso valida cada bloque, todo el camino de vuelta al original y es parte integrante de la seguridad de la base de datos.

Cuando se produce una transacción, sus detalles se cifran y se genera un número de transacción de carácter múltiple único.  En lugar de que otros usuarios de la cadena de bloques puedan ver los detalles exactos de la transacción, este número se registra en el libro mayor como un marcador de posición.  Así todos los usuarios de la red podrán ver que la transacción ha tenido lugar, pero sólo las partes involucradas en ésta podrán acceder y ver sus detalles.

Todo esto hace que cualquier actividad fraudulenta sea más fácil de detectar. Un hacker externo tendría que tener acceso a todas las computadoras que tienen una copia de la base de datos blockchain, y al mismo tiempo, para poder manipularla.

¿Para qué se usa esto?

La tecnología de Blockchain ha existido desde hace varios años y su uso más conocido hasta ahora es la Bitcoin, la moneda virtual que se creó en 2008. Los usos de blockchain no se limitan sólo a las transacciones financieras, los entusiastas están buscando otras formas de aplicación de esta tecnología, especialmente para los tipos de transacciones en las que a menudo hay conflictos o problemas de confianza.

¿Cómo se puede utilizar?

Hay múltiples usos, desde controlar la distribución de la financiación de ayudas públicas y rastrear cómo se gastan (el objetivo final sería rastrear cada euro de ayuda, de donante a receptor); hasta para la tenencia de tierra y los derechos de propiedad. Tradicionalmente los gobiernos mantienen registros de quién es dueño de una determinada parcela de tierra o propiedad, y el propietario puede o no tener un pedazo de papel para demostrarlo, pero los registros gubernamentales se pueden perder o ser manipulados. Con la cadena de bloques, sin embargo, aparece un intermediario neutro que determina quién posee qué, probando qué partes están involucradas y lo que acordaron, gracias al almacenamiento de los datos en el libro mayor.

Development Alternatives Incorporated (DAI) también está estudiando cómo la tecnología Blockchain puede ser usada en los registros médicos electrónicos, cada vez más comunes en todo el mundo. Hay tantas personas involucradas en el proceso de asistencia sanitaria para un sólo paciente -hospitales, médicos, compañías de seguros y, en algunos casos, el gobierno- que surge la pregunta: “¿cómo asegurarse de que esos registros permanezcan seguros y que no se pierden o se modifican?”. Blockchain actúa como un proceso de cifrado para que los documentos se puedan compartir de forma segura y también para garantizar que éstos no sean alterados.

¿Cuáles son los inconvenientes?

En el espacio de desarrollo hay preocupaciones sobre si la tecnología es apropiada.  Blockchain es un recurso intensivo por su naturaleza que requiere de muchos servidores, computadoras y personas. ¿Funcionarían el Blockchain en un país en el que el gobierno cierra a menudo Internet, donde hay disturbios civiles, o infraestructura energética deficiente y ruinosos apagones?  Probablemente no.

¿Deberíamos usar Blockchain?

En 2016, el principal asesor científico del Reino Unido instó al gobierno a adoptar la tecnología, y compañías como Microsoft están desarrollando sus propios servicios. Pero, al igual que cualquier tecnología naciente  todavía tiene problemas para trabajar, como los que se refieren a la aceptación cultural, la construcción de la infraestructura adecuada y asegurarse de que los niveles adecuados de regulación están en su lugar.

Bitcoin es la sólida e innegable historia de éxito de Blockchain, pero hay muchos obstáculos por venir y todavía no sabemos si puede soportar la prueba del tiempo. Todavía está en fase exploratoria, pero es muy probable que se consolide como el software para transacciones y certificados seguros.

Los expertos consideran que Blockchain puede transformar irreversiblemente no sólo el mundo financiero sino multitud de sectores: empresas energéticas, telecomunicaciones, administración pública, logística, transporte, o los propios medios de comunicación. Lo veremos.