Compartir en:

Siete habilidades críticas para los empleos del futuro

Vivimos en un mundo de acelerados cambios. Nuevas industrias están naciendo constantemente y las viejas se están volviendo obsoletas. Un informe del Foro Económico Mundial  revela que casi el 65% de los trabajos que los estudiantes de la escuela primaria harán en el futuro aún no existen. Tanto la fuerza laboral como nuestra base de conocimientos están evolucionando rápidamente. Combinado con los efectos de la automatización tecnológica en las empresas, esto nos deja con una pregunta crucial: ¿Cuáles son las habilidades que las generaciones futuras necesitarán? ¿Y qué características definirán a los empleos del futuro?

El experto en educación, Tony Wagner, ha pasado toda una vida tratando de responder a esta misma pregunta. A través de la investigación del sector educativo, entrevistando a líderes de la industria y estudiando la fuerza laboral global, Wagner ha identificado siete habilidades de supervivencia del futuro.

Éstas son habilidades y mentalidades que los jóvenes necesitan para poder alcanzar todo su potencial:

 

  1. Pensamiento crítico y resolución de problemas

Pasamos tanto tiempo enseñando a los estudiantes cómo responder a preguntas que a menudo no les enseñamos cómo preguntarlas. Hacer preguntas -y preguntas buenas- es una base del pensamiento crítico. Antes de poder resolver un problema, debe ser capaz de analizar críticamente y cuestionar lo que lo está causando. Esta es la razón por la que el pensamiento crítico y la resolución de problemas se unen.

Wagner señala que la fuerza de trabajo de hoy está organizada de manera muy diferente a como era hace unos años. Lo que estamos viendo son equipos diversos que trabajan en problemas específicos, en contraposición a especialidades específicas. Tu jefe no tiene todas las respuestas y soluciones, hay que trabajar para encontrarlas.

Por encima de todo, este conjunto de habilidades construye el fundamento mismo de la innovación. Tenemos que tener la capacidad de cuestionar el statu quo y criticarlo antes de que podamos innovar y prescribir una alternativa.

  1. Colaboración entre redes y liderazgo por influencia

Una de las principales tendencias de hoy es el aumento de la fuerza de trabajo externa. En los próximos cinco años, se espera que los trabajadores no permanentes y remotos constituyan el 40% de la plantilla total de la empresa. Incluso estamos viendo un mayor porcentaje de empleados a tiempo completo trabajando en la nube. Las corporaciones multinacionales están haciendo que sus equipos de empleados colaboren en diferentes oficinas en todo el planeta.

La tecnología ha permitido que el trabajo y la colaboración transciendan las fronteras geográficas, y eso es verdaderamente emocionante. Sin embargo, la colaboración entre redes digitales y personas de orígenes radicalmente diferentes es algo para lo que nuestra juventud necesita estar preparada.

De acuerdo con un informe de New Horizons sobre educación, debemos ver un enfoque creciente en la colaboración global online, donde “las herramientas digitales se utilizan para apoyar las interacciones en torno a los objetivos curriculares y promover la comprensión intercultural”.

Dentro de estos contextos, el liderazgo entre un equipo ya no se trata de dirigir con autoridad de arriba hacia abajo, sino más bien de liderar por influencia. En última instancia, como señala Wagner, “se trata de cómo los ciudadanos hacen el cambio hoy en día en sus comunidades locales, tratando de influir en grupos diversos y luego creando alianzas de grupos que trabajan juntos hacia un objetivo común”.

  1. Agilidad y adaptabilidad

Vivimos en un mundo VICA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Por lo tanto, es importante ser capaz de adaptar y redefinir la estrategia de cada uno.

En su libro “Critical Thinking: How to Prepare Students for a Rapidly Changing World”, Richard Paul y Dillion Beach señalan que tradicionalmente nuestra mentalidad de educación y trabajo ha sido diseñada para procedimientos rutinarios y fijos: “Aprendimos a hacer algo una vez, y luego lo hicimos una y otra vez. Aprender significaba hacerse habituado”; “Pero, ¿qué es aprender a re-aprender continuamente? ¿Estar cómodo con el re-aprendizaje perpetuo?”, escriben.

En la era post-industrial el impacto de la tecnología ha significado que tengamos que ser ágiles y adaptables a las consecuencias impredecibles de la interrupción. Es posible que tengamos que aprender habilidades y mentalidades sobre la demanda y dejar de lado las que ya no son necesarias.

  1. Iniciativa y emprendimiento

Tradicionalmente la iniciativa ha sido algo que los estudiantes muestran a pesar de -o además de- su trabajo escolar. Para la mayoría de los estudiantes, el desarrollo de un sentido de iniciativa y habilidades empresariales ha sido a menudo parte de sus actividades extracurriculares. Con énfasis en pruebas y conocimientos a corto plazo, la mayoría de los planes de estudios no han sido diseñados para inspirar a los hacedores e innovadores.

¿Estamos enseñando a nuestros jóvenes a liderar? ¿Les animamos a tomar iniciativas? ¿Estamos capacitándolos para resolver los desafíos mundiales? A lo largo de su investigación, Wagner ha encontrado que, incluso en entornos corporativos, los líderes empresariales están luchando para encontrar empleados que “buscan nuevas oportunidades, ideas y estrategias para mejorar”.

  1. Comunicación oral y escrita eficaz

Un estudio realizado por the Partnership for 21st Century Skills mostró que alrededor del 89% de los empleadores encuestados reportan que los estudiantes graduados de la escuela secundaria son ‘deficientes’ en la comunicación.

La comunicación clara no es sólo una cuestión de uso adecuado del lenguaje y la gramática. Comunicarse claramente es una extensión del pensamiento. ¿Puedes presentar tu argumento persuasivamente? ¿Puedes inspirar a otros con pasión? ¿Puedes capturar concisamente lo más destacado de lo que estás tratando de decir? ¿Puede venderte a ti mismo o un producto?

El multimillonario empresario Richard Branson ha dicho que “la comunicación es la habilidad más importante que cualquier líder puede poseer”. Como muchos, él ha notado que es una habilidad que se puede aprender y por lo tanto se utiliza para abrir muchas oportunidades.

  1. Evaluación y análisis de la información

Ahora vivimos en la era de la información. Cada día creamos 2.5 quintillones de bytes de datos. Mientras que nuestro acceso a la información ha aumentado dramáticamente, también lo ha sido nuestro acceso a la desinformación. Mientras navegan por el mundo digital, muy pocos estudiantes han aprendido cómo evaluar la fuente y evaluar el contenido de la información a la que acceden. Además, esta información está evolucionando constantemente a medida que actualizamos nuestra base de conocimientos más rápido que nunca.

Además, en la era de las noticias falsas, un ciudadano activo e informado tendrá que ser capaz de evaluar la información de muchas fuentes diferentes a través de una lente crítica.

  1. Curiosidad e imaginación

La curiosidad es un motor poderoso de nuevos conocimientos e innovación. Es mediante la canalización de un niño de sensación de asombro y maravilla sobre el mundo que podemos realmente imaginar algo aún mejor. Toma la imaginación poderosa para imaginar avances y luego ir sobre la ejecución de ellos. Es la razón por la cual Albert Einstein dijo: “La imaginación es más importante que el conocimiento”.

Siempre alimentamos a los estudiantes con información en lugar de capacitarlos para hacer preguntas y buscar respuestas. La curiosidad y el pensamiento fuera de la caja necesitan ser tratados con el mismo nivel de importancia que el sistema escolar da a la física o a las matemáticas.

 

Transformando el futuro de la educación

Hay un marcado contraste entre estas siete habilidades de supervivencia del futuro y el enfoque de la educación de hoy. En lugar de enseñar a los estudiantes a responder preguntas, debemos enseñarles a preguntar. En lugar de prepararlos para la universidad, debemos prepararlos para la vida.

Más allá de crear mejores empleados, debemos aspirar a crear mejores líderes e innovadores. Hacerlo no sólo transformará radicalmente el futuro de la educación y de la fuerza de trabajo, sino que también transformará el mundo en que vivimos.

¡OS DESEO UN FELIZ VERANO A TODOS!

 

Fuente: Singularity Hub