Compartir en:

Consejos para el emprendimiento

El viaje para convertirse en el propietario de un negocio exitoso no es fácil: Está lleno de golpes, bifurcaciones y desvíos inesperados. Lo he podido comprobar en las historia de mi abuelo, mi padre, amigos y clientes; o con los cientos de emprendedores que intentamos ayudar en Unltd Spain. En todos los casos, hay múltiples fracasos y proyectos que “pudieron ser”, y es que antes de encontrar el éxito muchos fracasos habrán sucedido. A continuación, diez consejos que pueden ayudarte a tener éxito en esta maravillosa aventura del emprendimiento:

 

  1. Dirigir el negocio siempre es la máxima prioridad

Quizás el mayor error al comenzar tu propio negocio es que sólo te centres en perseguir tu pasión. En otras palabras, Lo que realmente sabes hacer solo debería consumir el 15% de tu tiempo; y el resto dedicarlo al desarrollo de estrategias comerciales, mercadotecnia, ventas, interacción con clientes y tareas administrativas como contabilidad, facturación y nóminas. En resumen, primero eres dueño de un negocio y luego diseñador web, chef o creador de joyas. Sé que esto no es para lo que te lanzaste a montar una empresa, pero cuanto antes te des cuenta de este hecho, más pronto podrás lanzarte y tener un negocio exitoso.

  1. Se trata de ayudar a los demás, además de obtener ganancias

Si bien obviamente necesitas obtener ganancias, tu enfoque debe estar en ayudar a tus clientes, sociedad, empleados y la sociedad a resolver un problema o mejorar sus vidas. Puedes ser un consultor extremadamente brillante, pero si solo estás preocupado por ganar dinero: ¿cómo vas a beneficiar a tus clientes y stakeholders a largo plazo? Una vez te das cuenta de que no se trata de ti, comenzarás a ofrecer un producto o servicio superior que atraerá a más clientes. Y, cuando tienes más clientes, más ingresos generarás. Algunos éxitos de esta filosofía de ‘dar antes que recibir’ son por ejemplo Estrella de Galicia, La Fageda, o la recién creada Auara.

  1. La importancia de la gestión del flujo de caja.

No te equivoques al respecto, el flujo de caja es el alma de tu negocio, cuando no lo gestionas adecuadamente terminas gastando más dinero que lo que aportas. Y ¿cuánto tiempo puedes esperar a permanecer en el negocio cuándo no tienes suficiente dinero para pagar tus gastos necesarios? La forma más efectiva de administrar el flujo de caja es crear un presupuesto y justificar cada gasto para que sepas exactamente a dónde va tu dinero, y sobre todo guiarse por la austeridad.

En mi caso tuve que vender una de las empresas que más he querido a Deloitte, Daemon Quest, justo por este tema. Morimos de éxito, no fuimos capaces de financiar nuestro crecimiento y nos quedamos sin gasolina.

  1. Las probabilidades están en mi contra

Probablemente has escuchado esto una, pero la mayoría de las empresas van a fracasar: ¿qué pasos vas a tomar para, al menos, disminuir esas probabilidades? No hay un enfoque único, pero deberías considerar mantener tu trabajo actual el mayor tiempo posible. Esto te da tiempo para construir un fondo de emergencia, realizar estudios de mercado y comenzar a ganar algo de tracción. Incluso cuando se trata de dar ese gran paso, debes contratar al equipo adecuado y desarrollar constantemente tus habilidades. Incluso si tu negocio falla, no es el fin del mundo. Al menos has adquirido nuevas habilidades, experiencias y has aprendido de tus errores para que puedas volver aún más fuerte: Nadie acierta a la primera.

  1. Es solitario

Piensa en los trabajos que mantuviste en el pasado, había un sentido de comunidad ya que tú y tus compañeros de trabajo estabais todos juntos. Éste no es el caso cuando comienzas tu propio negocio: Sólo eres tú y cada decisión y responsabilidad recae sobre tus hombros. Es una carga pesada y solitaria. Tener un cofundador o socio comercial puede disminuir esa carga y hacer que el viaje no sea tan solitario, pero si no estás en esa posición, entonces debes construir una red de seguridad: tu cónyuge, familiar, tu mejor amigo u otros dueños de negocios que estén pasando por la misma experiencia que tú. Los necesitarás para obtener consejos, apoyo emocional y respaldo.

  1. La actividad no es igual al crecimiento.

¿Qué consideras crecimiento? ¿Son todas las características sofisticadas que acaba de agregar a su producto? ¿Es la nueva oficina ostentosa o veinte nuevos empleados? ¿Es la excelente crítica que acabas de recibir en una publicación líder de la industria? Todo eso es genial, pero eso no constituye crecimiento, el crecimiento significa que estás creando un producto y agregando clientes.

  1. Un proyecto part time te puede dar tranquilidad

Esto puede sonar contraproducente, ¿no distrae esto de tu máxima prioridad ya que divide tu atención? No cuando te da tranquilidad, recuerda que las empresas exitosas no ocurren de la noche a la mañana, todo lleva tiempo. Y durante ese período habrá momentos en los que el dinero no se genere al ritmo necesario, eso significa incontables noches sin dormir, preocupaciones de cómo pagar las facturas o cuestionarte tus decisiones comerciales. ¿Cómo podrías ser productivo y enfocado a la mañana siguiente? Tener un segundo proyecto alivia parte de ese estrés financiero para que no te distraiga.

  1. Optimiza, externaliza y automatiza lo que puedas

Los empresarios tienen la mentalidad de que tienen que hacer todo por su cuenta, esto no sólo es muy difícil, sino que es malo para los negocios. Si no sabes diseñar un logotipo o detestas la contabilidad, ¿por qué has de poner energía en esas tareas? Tu tiempo estaría mejor empleado en las tareas que te hacen disfrutar y que eres capaz de manejar. Mejor todavía, la mayoría de estas tareas ahora se pueden subcontratar y automatizar. Por ejemplo, puedes contratar escritores, administrativos o diseñadores gráficos independientes en sitios como Upwork, Guru, Fiverr y SimplyHired.

  1. Interactúa con tu público

Tus clientes no quieren hacer negocios con una organización anónima y sin rostro, quieren saber que hay una persona real en el otro extremo. Alguien que responderá a sus preguntas y comprenderá sus puntos débiles. Involucrarte con tu audiencia es una de las tareas más importantes en las que los dueños de negocios deben trabajar. Es decir, en lugar de esconderte en una oficina y nunca interactuar con tus clientes, responde personalmente a los comentarios; o habla en eventos de la industria o con clientes potenciales cuando esperes un vuelo, esto te brinda información sobre lo que realmente están buscando, además de generar confianza entre ellos y tú.

  1. No olvides divertirte

Pero, ¿por qué tomarse unas vacaciones o ir a correr por las tardes cuando tiene tanto trabajo que hacer? Porque necesitas disfrutar la vida, te mantiene sano y te ayuda a volver a enfocarte y proponer nuevas ideas para resolver problemas. Recarga tus baterías cuando estés agotado. Una empresa es una maratón no un sprint.

 

Un último consejo: Incluso si sigues estos puntos, no significa que vayas a estar libre de errores al comenzar tu negocio. Cada propietario de negocio encontrará sus problemas para superar, lo que significa que habrá muchos momentos de prueba y error. Sin embargo, al no repetir algunos de estos errores que yo mismo cometí o que he visto en el pasado estás aumentando tus posibilidades de sobrevivir.

Te deseo mucha suerte, ¡el mundo lo mueven los emprendedores!

 

Fuente: Inc