Compartir en:

Aprovechando la automatización para un mejor futuro

La automatización no es un fenómeno nuevo, y siempre ha generado mucho debate sobre el impacto en los puestos de trabajo y la productividad. Muchas de las mismas preguntas de siempre, vuelven con más fuerza si cabe, como resultado de notables avances recientes en tecnologías como la robótica, la inteligencia artificial (AI) y el aprendizaje automático. La automatización ahora tiene el potencial de cambiar las actividades laborales diarias de todos, desde mineros y paisajistas hasta banqueros comerciales, diseñadores de moda, soldadores y directores ejecutivos. Pero, ¿cuán rápidamente se convertirán estas tecnologías en realidad en el lugar de trabajo? ¿Y cuál será su impacto en el empleo y en la productividad en la economía global?

Estamos viviendo una nueva era de la automatización en la que los robots y las computadoras no solo pueden realizar una gama de actividades físicas rutinarias mejor y más barato que los humanos, sino que cada vez son más capaces de realizar actividades que incluyen capacidades cognitivas. Estos incluyen hacer juicios tácitos, detectar emociones o incluso actividades de manejo que solían considerarse demasiado difíciles de automatizar con éxito.

La automatización de actividades puede permitir el crecimiento de la productividad y otros beneficios tanto a nivel de procesos individuales y empresas, como a nivel de economías enteras, donde la aceleración de la productividad es muy necesaria, especialmente a medida que la participación de la población disminuye en muchos países. A nivel microeconómico, las empresas de todo el mundo tendrán la oportunidad de captar beneficios y obtener ventajas competitivas de las tecnologías de automatización, no solo por la reducción del costo laboral, sino también por los beneficios de un mayor rendimiento, mayor calidad y menor tiempo de inactividad. A nivel macroeconómico, se estima que la automatización podría aumentar el crecimiento de la productividad en todo el mundo de un 0.8 a un 1.4 por ciento anual.

El proceso de automatización de las profesiones

 Dadas las tecnologías actualmente demostradas, muy pocas ocupaciones -menos del 5 por ciento- son candidatas a la automatización total en la actualidad, lo que significa que cada actividad que constituye estas ocupaciones es automática. Sin embargo, casi todas las ocupaciones tienen potencial de automatización parcial, ya que un porcentaje significativo de sus actividades podría automatizarse. Se estima que aproximadamente la mitad de todas las actividades a las que se les paga a las personas en el mundo podrían automatizarse mediante la adaptación de las tecnologías actuales.

El ritmo y el alcance de la automatización, y por lo tanto su impacto en los trabajadores, variará según las diferentes actividades, ocupaciones, niveles salariales y habilidades. Muchos trabajadores continuarán trabajando junto con las máquinas ya que se automatizan diversas actividades.

Las actividades que probablemente se automatizarán antes incluyen actividades físicas predecibles, especialmente prevalentes en la industria y el comercio minorista, así como la recopilación y el procesamiento de datos, que son actividades que existen en todo el espectro de sectores, habilidades y salarios. Algunas formas de automatización estarán sesgadas por las habilidades, tendiendo a elevar la productividad de los trabajadores altamente calificados, incluso a medida que reducen la demanda de ocupaciones de baja calificación y de rutina, como empleados de archivos o trabajadores de la línea de ensamblaje. Como el desarrollo de la tecnología hace que las actividades tanto de los trabajadores poco calificados como los de alta capacitación sean más susceptibles a la automatización, estos efectos de polarización podrían verse reducidos.

La automatización tendrá efectos de amplio alcance, a través de geografías y sectores. Aunque la automatización es un fenómeno global, cuatro economías -China, India, Japón y Estados Unidos- representan poco más de la mitad de los salarios totales y casi dos tercios del número de empleados asociados con actividades que son técnicamente automatizables mediante la adaptación de las tecnologías actualmente demostradas.

Dentro de los países, el potencial de automatización se verá afectado por la combinación de sectores y la combinación de actividades. Por ejemplo, las industrias como la manufactura y la agricultura incluyen actividades físicas predecibles que tienen un alto potencial técnico para ser automatizadas, pero las tasas salariales más bajas en algunos países en desarrollo podrían limitar la adopción.

El ritmo de avance de la automatización

La automatización no ocurrirá de la noche a la mañana, y cinco factores clave influirán en el ritmo y el alcance de su adopción:

  • La viabilidad técnica, ya que la tecnología debe ser inventada, integrada y adaptada a soluciones que automaticen actividades específicas.
  • El costo de desarrollar e implementar soluciones, lo que afecta el caso de negocios para su adopción.
  • La dinámica del mercado de trabajo, incluida la oferta, la demanda y los costos del trabajo humano como alternativa a la automatización.
  • Los beneficios económicos, que podrían incluir un mayor rendimiento y una mayor calidad, así como ahorros en los costos laborales.
  • La aceptación regulatoria y social puede afectar la tasa de adopción aun cuando el despliegue tenga sentido comercial.

Teniendo en cuenta todos estos factores, se estima que pasarán décadas para que el efecto de la automatización en las actividades laborales actuales se desarrolle por completo. Si bien los efectos de la automatización pueden ser lentos a nivel macro en sectores o economías completos podrían ser bastante rápidos a un nivel micro, para un trabajador individual cuyas actividades son automáticas o una empresa cuya industria se ve interrumpida por competidores que usan la automatización.

Si bien gran parte del debate actual sobre la automatización se ha centrado en el potencial de desempleo masivo, basado en un excedente de mano de obra humana, la economía mundial necesitará del trabajo humano además de los robots, para superar las tendencias demográficas de envejecimiento en economías desarrolladas y en desarrollo.

En otras palabras, es mucho menos probable que exista un exceso de mano de obra humana que un déficit de mano de obra humana, a menos que la automatización se despliegue ampliamente. Sin embargo, la naturaleza del trabajo cambiará, y a medida que los procesos se transforman mediante la automatización de actividades individuales, las personas realizarán actividades que son complementarias al trabajo que hacen las máquinas (y viceversa). Estos cambios cambiarán la organización de las empresas, la estructura y las bases de la competencia de las industrias y los modelos comerciales.

Para las empresas, los beneficios y el rendimiento de la automatización son relativamente claros, pero los problemas son más complicados para los responsables de las políticas. Deben aprovechar la oportunidad para que sus economías se beneficien del potencial de crecimiento de la productividad y poner en marcha políticas para alentar la inversión y los incentivos del mercado para alentar el progreso continuo y la innovación.

Al mismo tiempo, deben desarrollar e innovar políticas que ayuden a los trabajadores y las instituciones a adaptarse al impacto en el empleo. Esto probablemente incluirá el replanteamiento de la educación y la capacitación, el apoyo a los ingresos y las redes de seguridad, así como el apoyo de transición para los desplazados. Las personas en el lugar de trabajo necesitarán involucrarse más integralmente con las máquinas como parte de sus actividades cotidianas y adquirir nuevas habilidades.

La escala de cambios que viviremos se puede semejar a los cambios producidos por la revolución industrial en los países desarrollados alejados de la agricultura en el siglo XX. Esos cambios no dieron como resultado un desempleo masivo a largo plazo porque fueron acompañados por la creación de nuevos tipos de trabajo no previstos en ese momento.

No es seguro que el precedente histórico se confirmará esta vez, pero se prevé que se necesitarán humanos en la fuerza de trabajo: las ganancias de productividad total que se estiman se producirán solo si las personas trabajan junto a las máquinas.

 

Fuente: Mckinsey