Compartir en:

La muerte de la muerte

“La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente” -François Mauriac (1885-1970)

Es curioso como el ser humano reacciona ante el acto más común e ineludible de nuestra especie, la muerte. En un primer instante nos invade la sorpresa, el pesar, la desesperación para luego pasar a la melancolía, el desaliento, la tristeza en su estado más puro y dañino. No importa cuándo ocurra, siempre produce los mismos síntomas en familiares y amigos, incluso cuando uno es creyente y crea firmemente que hay otra vida después de la muerte.

“La muerte es algo que no debemos temer porque mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos”. – Antonio Machado

En plena revolución tecnológica y científica siempre me he preguntado cuándo conseguiremos ser inmortales, es decir, cuándo asistiremos a la muerte de la muerte.

Sé que es un concepto que genera mucha controversia porque varía de forma radical nuestro modo de vida. ¿Qué pasaría si fuéramos inmortales? ¿Qué impacto tendría en la sociedad? De entrada, asistiríamos a un colapso del ser humano, debido a una falta de recursos naturales para alimentar y albergar a un número infinito de personas, en un planeta tierra de recursos finitos.

Muchos estudios afirman que en los próximos 25 años, debido al aumento de la esperanza de vida, llegaremos a ser 10.000 millones de personas en el planeta y con una necesidad de crear sistemas productivos de alimentos básicos como el arroz, el trigo o la carne, para poder alimentar a todos

En resumen, si no hubiera más muerte, se deberían regular los nacimientos (como ya ocurre en China), recurrir a sistemas biotecnológicos de creación de alimentos y proteínas, y la colonización de otros planetas: toda una revolución de nuestro actual modelo de vida.

“No es que me asuste la muerte. Es tan sólo que no quiero estar allí cuando suceda”, Woody Allen (1935)

Aunque parezca un tema sacado de una película de ciencia ficción es una realidad que podría ocurrir perfectamente: Ray Kuweil, -uno de los científicos más respetados de Sillicon Valley-, no sólo lo afirma sino que dice que están trabajando activamente en proyectos de investigación para hacerlo realidad.

A los 17 años de edad construyó un ordenador que podía componer música y también diseñó el primer programa que le permitía a una máquina leer en voz alta. Ahora es el director de Ingeniería de Google: Ésta es la vida de Ray Kurzweil, un científico que consume casi 150 píldoras por día. No porque esté enfermo sino porque persigue la ‘inmortalidad’ y está convencido de que lo va a lograr.

Lo cierto es que este visionario se ha dedicado a pronosticar el futuro durante años y afirma dos cosas: que las computadoras llegarán a ser más inteligentes que las personas y que los seres humanos serán inmortales. A esto lo llama ‘La singularidad’ y predice que llegará en el año 2045.

“Hay que esperar lo inesperado y aceptar lo inaceptable. ¿Qué es la muerte? Si todavía no sabemos lo que es la vida, ¿cómo puede inquietarnos conocer la esencia de la muerte?” –Confucio (551 a. C. – 479 a. C.)

Yo tuve la suerte de coincidir con él en Singularity University en San Francisco y disfrutar de unas horas de profunda reflexión sobre la inmortalidad. Ray apuesta por un futuro en el que la conciencia de las personas es replicada a un sistema de inteligencia artificial, con lo que técnicamente la persona, por lo menos su manera de pensar y consciencia, se hace inmortal. En la actualidad está trabajando muy activamente en este proyecto y prevé la muerte de la muerte, como hoy la conocemos, en 30 años.

Yo sí creo que el ser humano es capaz, no sólo de alargar la vida de las personas por encima de los 150 años gracias a la medicina, sino de crear un sistema para replicar la consciencia de las personas y hacerlas inmortales.

No os perdáis la nueva serie de Netflix ‘Altered Carbon’ dónde recrea un futuro similar al que imagina Ray. No olvidemos que los científicos se inspiran en estas series y películas.