8 Valores de los ejecutivos extraordinarios

8 Valores de los ejecutivos extraordinarios

Los mejores gerentes tienen una comprensión fundamentalmente diferente del lugar de trabajo, la empresa y la dinámica del equipo. Tras 20 años de colaborar con cientos de ejecutivos, he podido comprobar que los más brillantes y exitosos comparten las siguientes ocho creencias fundamentales:

1. Los negocios son un ecosistema, no un campo de batalla.
La gran mayoría  de los ejecutivos ven los negocios como un conflicto entre empresas, departamentos y grupos. Ellos construyen grandes ejércitos de «tropas» a la orden de, y demonizan a los competidores como «enemigos», tratando a los clientes como «territorio» por conquistar.
En cambio los ejecutivos extraordinarios crean equipos que se adaptan fácilmente a nuevos mercados y rápidamente pueden formar alianzas con otras empresas y clientes (que ven como socios a compartir una experiencia win to win) … e incluso competidores.

2. Una empresa es una comunidad, no una máquina.
El promedio de los ejecutivos consideran que su empresa es una máquina con engranajes como los empleados. Crean estructuras rígidas con normas rígidas y luego tratar de mantener el control «tirando de palancas» y «el gobierno del buque.»
Los ejecutivos extraordinarios ven a su empresa como una colección de esperanzas y sueños individuales, todos conectados a un propósito superior. Ellos inspiran a los empleados a dedicarse al éxito de sus compañeros y por lo tanto a la comunidad y la empresa en general.

3. La dirección es servicio, no de control.
El promedio de los ejecutivos quieren que los empleados  hagan exactamente lo que les dicen. Son híper-conscientes de todo lo que huela a la insubordinación y crean entornos en los que se sofoca la iniciativa individual por la de «esperar y ver lo que el jefe dice» como mentalidad.
Los ejecutivos extraordinarios establecen una dirección general y luego se comprometen a la obtención de los recursos que sus empleados necesitan para realizar el trabajo. Ellos empujan a la toma de decisiones hacia abajo, permitiendo a los equipos crear sus propias reglas y sólo interviene en casos de emergencia.

4. Mis empleados son mis pares, no mis hijos.
El promedio de los ejecutivos ven a los empleados como seres inferiores, inmaduros, que simplemente no se puede confiar si no es supervisado por un sistema de gestión patriarcal. Los empleados siguen el ejemplo de esta actitud, gastan energías estar ocupados y cubriéndose el trasero.
Los ejecutivos extraordinarios tratan a cada empleado como si él o ella fuera la persona más importante en la empresa. Esperan la excelencia en todas partes Como resultado, los empleados de todos los niveles se hacen cargo de sus propios destinos.

5. La motivación viene de la visión, no del miedo.
El promedio de los ejecutivos ven en el miedo – de ser despedidos, del ridículo o de la pérdida de privilegios – como una forma crucial para motivar a la gente. Como resultado, los empleados y directivos por igual son incapaces de tomar decisiones arriesgadas.
Los ejecutivos extraordinarios inspiran a la gente a ver un futuro mejor y cómo van a ser parte de ella. Como resultado, los empleados trabajan más duro porque creen en los objetivos de la organización, disfrutan realmente de lo que están haciendo y (por supuesto) saben que van a compartir las recompensas.

6. El cambio es igual a crecimiento, no a dolor.
El promedio de los ejecutivos ven el cambio como algo complicado y amenazante, que hay que soportar cuando una empresa está desesperada. Ellos inconscientemente torpedean el cambio … hasta que sea demasiado tarde.
Los ejecutivos extraordinarios ven el cambio como una parte inevitable de la vida. Mientras ellos no cambian de valor por sí mismo, saben que el éxito sólo es posible si los empleados y la organización  abraza las nuevas ideas y nuevas formas de hacer negocios.

7. La tecnología ofrece poder, no automatización.
El promedio de los ejecutivos piensan que la tecnología es sobre todo una forma de fortalecer el control de gestión y la predictibilidad. Se instalan los sistemas centralizados de TI para deshumanizar y anular a los empleados.
Los ejecutivos extraordinarios ven la tecnología como una forma de liberar a los seres humanos de ser creativos y para construir mejores relaciones. Se adaptan sus sistemas de back office a las herramientas, como los teléfonos inteligentes y las tabletas, que la gente realmente desea utilizar.

8. El trabajo debe ser divertido, no una mera fatiga.
El promedio de los ejecutivos creen que el trabajo, en el mejor de los casos, un mal necesario. Están constantemente esperando la queja de los empleados,  y por lo tanto, inconscientemente tienden a definirse a sí mismos como opresores y sus empleados como víctimas. Todo el mundo se comporta en consecuencia.
Los ejecutivos extraordinarios ven el trabajo como algo que debe ser intrínsecamente placentero y por lo tanto, trabajan en crear buen ambiente en la medida de lo posible, poniendo a la gente en trabajos que pueden y los hagan realmente felices.

Cuantos ejecutivos habéis conocido como estos? Seguro que muy pocos, lamentablemente. Curiosamente las mejores empresas con el mejor talento, y los mejores resultados, pese a la crisis, suelen estar liderados por este tipo de ejecutivos brillantes.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso