Adiós 2020

Se fue otro año y no fue uno cualquiera. El 2020 siempre quedará en nuestra memoria como el año de la #Covid19. El año en el que la especie humana comprobó lo frágil que es y el tremendo impacto que tiene la naturaleza sobre nuestras vidas.

Muchos lo calificarán como el peor año de la historia moderna, pero estos solo están pensando en una parte de la población en el mundo. Digo eso, porque para los 3.500 millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza en el planeta (el 50% de la población mundial), simplemente el 2020 es un año más…, sin esperanza y sin recursos.

Y, si analizamos el impacto del confinamiento a nivel global, vemos que, en cuanto a medio ambiente se refiere, ha sido positivo. Según un estudio global revisado por expertos y publicado por la revista Nature Climate Change, las emisiones diarias de CO2 se llegaron a reducir un 17 % a nivel mundial.

Además, esta pandemia nos ha permitido reflexionar sobre nuestro estilo de vida en el mundo desarrollado, donde la digitalización nos permite trabajar y estudiar a distancia, evitando desplazamientos y su consecuente impacto en el medio ambiente, así como el ahorro en tiempo. Nos ha abierto la posibilidad de vivir fuera de las ciudades y volver a repoblar los pueblos, ganando en calidad de vida para nuestras familias y tiempo para ellas.

Solo aprendiendo la lección conseguiremos que esta pandemia haya tenido sentido

Aunque de manera abrupta, ha transformado todos los negocios digitalmente, y ha abierto cientos de oportunidades de nuevos negocios, frente a nuevas necesidades del consumidor.

Las nuevas tecnologías disruptivas, como la biotecnología, nos han traído una vacuna en un tiempo record, sin precedentes, y espero y deseo que esta vacuna haga posible que no muera ni una persona más.

Pero no creo que debamos volver a la vida que teníamos, creo que hemos de aprender de esta señal que nos llega de la naturaleza, para que todos empecemos a cambiar nuestros hábitos de consumo y de vida, y, en consecuencia, las empresas se adapten a esta nueva realidad, poniendo al planeta y la sociedad en el centro de todo lo que hagamos.

El director general de la OMS (Organización Mundial de la Salud), Tedros Adhanom Ghebreyesus, lanzó hace unos días un contundente mensaje de advertencia, en el que resalta que la pandemia del coronavirus no será la última. Y yo lo reafirmo.

Si no dejamos de consumir sin sentido, y contaminar el planeta al ritmo actual, no podremos disfrutar de una vida normal.

Yo deseo para el 2021 que las empresas y los gobiernos, como motores del mundo, trabajen para que todas las empresas estén orientadas al impacto social y medioambiental y promuevan un consumo responsable, justo y equitativo, en todo el mundo. Y que los consumidores, solo consumamos lo necesario, de compañías responsables, y que ayudemos, en la medida de lo posible, a nuestro prójimo más necesitado. Solo así esta pandemia habrá tenido sentido.

No permitamos que los casi dos millones de fallecidos en el planeta se hayan ido por nada, honrémosles con un mundo mejor.

¡¡¡FELIZ 2021!!!

Deja un comentario

Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso