Cataluña, de capital de España de la innovación a nación independiente.

Cataluña, de capital de España de la innovación a nación independiente.

Dicen que uno es de donde se cría no de donde se nace. Puedo afirmar entonces que mis hijos son madrileños y mi mujer y yo Catalanes viviendo en Madrid desde hace una década. Con lo que mi amor por Cataluña y Madrid esta compartido al 50%.

Asisto estupefacto, a un nuevo espectáculo bochornoso de nuestros políticos. Primero los catalanes por aprovecharse de una situación límite de muchos compatriotas, que han visto como en 20 años hemos pasado de ser la envidia de España y media Europa, a un “pueblo” llorón y sin rumbo. Barcelona ha pasado a ser una ciudad cosmopolita, moderna, abierta al mundo y audaz, a una ciudad anclada en el pasado y desconfiada de los de afuera. Hemos pasado de una ciudad cosmopolita a una ciudad turística.

Qué fácil es pedir la independencia, como solución al grave problema de financiación y déficit publico. ¿Seguro es la solución? No cabe duda que con 15.000 millones de euros más al año se pueden hacer muchas cosas, pero no estoy seguro que sean buenas. Sino como han sido capaces de “derrochar” 50.000 millones, que es el actual déficit público. Y no solo ha sido derroche en funcionarios y embajadas catalanas en el extranjero, sino que casos como el Palau, han puesto en tela de juicio la honradez de nuestra clase política catalana.

En definitiva, yo creo que antes que pedir la independencia, primero hemos de “limpiar” de políticos corruptos y malos gestores nuestra comunidad autónoma, para a continuación, establecer un plan estratégico para volver a convertir a Cataluña en una comunidad moderna y que apuesta por la innovación y la atracción de talento.

Yo soy de la opinión que uno puede exigir cuando ha demostrado que es un buen gestor. Es como si un ejecutivo de una multinacional que ha gestionado mal su unidad de negocio, le pide a su presidente que le dé más autonomía y dinero. Probablemente sería despedido!.

En España, como en Europa necesitamos un motor económico como Cataluña.

Mi sueño sería ver como mis hijos en unos años se van a vivir a Barcelona, porque es el sitio de moda de Europa, y con grandes oportunidades empresariales, con empresas innovadores y universidades de primer nivel, el “Silicon Valley de Europa”. ¿Por qué no? Me temo que acabarán viviendo en Londres o en USA.

Yo digo NO a la independencia, y SI a una nueva clase política catalana, que sea capaz de administrar mejor sus recursos, que son muchos, y sobre todo conducir a una juventud catalana hacia el esfuerzo, la emprendería y la innovación, y no hacia el conservadurismo, el independentismo y el pedir a cambio de nada. Si para ello hay que revisar el concierto fiscal, que así sea!

Estoy seguro que desde la sociedad civil podemos conseguirlo, solo necesitamos creer en ello y hacerlo.

Visca España y Visca Catalunya!

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso