Cómo aumentar la productividad si eres un ejecutivo

Esta semana se cumplen 100 años de la publicación de la teoría de la relatividad por Albert Einstein. Sin duda el mejor científico de todos los tiempos. Si Einstein hubiera vivido en la actualidad seguro que estaría lanzando alguna start-up disruptiva de la mano de algún fondo de inversión y tendría su perfil en redes sociales donde publicaría sus estudios.

Los nuevos ejecutivos en la era de la información y la revolución tecnológica hemos de tener unas dotes de gestión y liderazgo muy distintas a las compañías tradicionales, siendo mucho más multitarea, autosuficientes y deslocalizados, capaces de gestionar equipos multidisciplinares, en cualquier parte del mundo, conectados 24/7 a través de las nuevas tecnologías. Para ello es imprescindible tener unos hábitos de gestión y personales muy estrictos para poder tener éxito:

1) Cómo aumentar la productividad: preparar la mente y el cuerpo

La gestión de la energía y la salud es tan importante como la gestión de su tiempo.

•  Dormir más: estudios de Harvard demuestran que la falta de sueño se traduce en reducción eficiencia y productividad, y en mayores errores y accidentes, y está vinculada a ciertas enfermedades.

•  Ejercicio: La investigación continúa para mostrar los beneficios cognitivos positivos de hacer ejercicio.

•  Pensar de otra manera: Embárcate en la exploración intelectual o creativa en un área completamente ajena a tu trabajo para impulsar nuevas ideas.

•  Descansar: Las investigaciones muestran que parar 15 minutos cada 90 minutos es eficaz, con varios descansos más largos para la renovación intermitente.

•  Comer bien: No significa simplemente evitar la comida pesada;  la Organización Mundial de la Salud indica que la nutrición adecuada puede aumentar los niveles de productividad en un 20%.

•  Meditar: Las investigaciones científicas continúan mostrando los efectos positivos de la meditación sobre la forma del cerebro, la función y la longevidad.

 2) Crear el entorno adecuado y minimizar las distracciones

Mientras que la «multitarea» hace que nos sintamos más productivos, lo que realmente hace que seamos menos productivos puede conducir a estrés y evita el estado cognitivo más profundo que, a menudo, conduce a la innovación:

•  Apagar el wifi completamente durante el pensamiento y el tiempo de trabajo.

•  Sólo revisar el correo electrónico de dos a tres veces al día.

•  Las reuniones han de durar el tiempo previsto en agenda y jamás más de una hora.

•  Haz señales a los demás cuando estés disponible en el despacho (por ejemplo, puerta abierta) y cuando no lo estés (por ejemplo, puerta cerrada).

•  Optimiza tu espacio de trabajo: Temperatura, iluminación, orden, decoración, y ruido… todos han demostrado tener un efecto sobre el estado de ánimo y la productividad.  Ajusta el equilibrio adecuado para ti o modifícalo – lámpara de escritorio, luz natural, ventilador, purificador de aire o plantas, etc….

 3) Listar, planificar y actuar

•  Listar todo lo que tienes que hacer no sólo te permite planificar mejor, sino que alivia el estrés de olvidar algo.  Trocear grandes proyectos (como «la presentación al cliente») en tareas más pequeñas y acciones concretas hace ver los grandes retos más asumibles.

•  Planifica cuándo hacer las cosas y prioriza las tareas más importantes,  mapeándolo en tu  calendario.

 

Además de estos métodos las nuevas tecnologías nos ayudan a desarrollar mejor nuestro trabajo:

•  Kyber: Gran aplicación móvil que me ayuda con «Listado, el Plan, Do» y se extiende a hacer las comunicaciones con otros más eficientes, incluida la delegación y la programación.

•  Evernote: Nunca más tomar notas en un papel.  Escribe una vez usando esta aplicación y tus notas siempre viajarán contigo en cualquier dispositivo .

•  MyFitnessPal: app móvil que rastrea toda tu alimentación y ejercicio.

 Casi todos los hábitos son el resultado de pequeñas decisiones a través del tiempo y muy pequeñas mejoras que pueden conducir a grandes éxitos.  Ser más productivo no tiene que significar un gran cambio en tus costumbres. Trata de ser sólo un 1% más eficiente en cada una de las áreas antes mencionadas y verás una gran diferencia en la productividad de tu vida y tu trabajo.

 

Fuente: World Economic Forum

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso