Como cambiar la forma en que comemos, vivimos y viajamos para regenerar al mundo

El pasado 27 de julio agotamos todos los recursos naturales del planeta para abastecer la demanda de productos y alimentos que el modelo actual de consumismo nos ha llevado. Nunca antes la humanidad ha hecho y consumido tantas cosas. Por primera vez, la economía global consumió más de 100 mil millones de toneladas de materiales en 2021, y todo apunta que en 2022 se batirá otro record.

O cambiamos nuestro modelo actual de consumo, o con el crecimiento de la población mundial no habrá planeta en el que vivir.

La última edición del Circularity Gap Report explora el concepto de economía circular, una de las posibles soluciones a este grave problema, e investiga su papel en la mitigación del cambio climático y en el cultivo de sociedades más equitativas en todo el mundo. En última instancia, el modelo requerirá un cambio de sistemas: repensar radicalmente cómo usamos los recursos para satisfacer nuestras necesidades y deseos. El informe presenta una gama de soluciones, basadas en cuatro principios clave de la economía circular: utilizar menos recursos, utilizar los recursos durante más tiempo, reciclar los recursos y regenerar los recursos.

El informe aplica estas estrategias a las «necesidades y deseos sociales clave», como la vivienda, la nutrición y el transporte, para transformar la forma en que se alimentan los recursos a la economía. Si se aplicase a nivel mundial, esto podría resultar en una reducción del 28 % en el uso de recursos, y un 39 % en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), manteniendo al mundo en el buen camino para alcanzar su objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados.

¡Todo empieza en TI y AHORA!

A continuación, describo 21 estrategias que se pueden aplicar en la vida diaria de las empresas, destacando que estos no solo se basan en políticas energéticas, sino que van mucho más allá y abarcan la política económica, la industria, las empresas y el comportamiento del consumidor individual.

ALIMENTACION

Proporcionar nutrición al mundo es una tarea extremadamente intensiva en recursos y emisiones: representa 10.000 millones de toneladas de emisiones de GEI y 21.300 millones de toneladas de recursos al año. También es extremadamente ineficiente ya que se cree que más del 30% de todos los alimentos producidos se desperdician. Si bien una gran proporción de la población mundial está desnutrida, muchos otros tienen sobrepeso.

  1. Reducir el consumo innecesario
  2. Prioriza los alimentos más saludables y saciantes
  3. Adopta una dieta basada en plantas (Se necesitan 25 kg de cereales y unos 15.000 litros de agua para producir solo 1 kg de carne de vacuno, insumos que, en cambio, podrían utilizarse para nutrir a los humanos). 
  4. Compra a granel, congela y cocina creativamente para evitar desperdicios y envases innecesarios
  5. Compra solo alimentos certificados de manera sostenible
  6. Apoya el comercio local y de proximidad
  7. Cocina limpio (cocinas solares eléctricas)

VIVIENDA

Brindar refugio al mundo es la “necesidad” más intensa en términos de recursos y emisiones. Los edificios a menudo se desarrollan sin tener en cuenta los ecosistemas de los que forman parte. Y en la historia de nuestra civilización, hemos construido mucho: la masa de cosas hechas por el hombre, desde aceras hasta apartamentos y teléfonos, ahora supera a toda la biomasa natural, como árboles y animales. Es imperativo utilizar estrategias de economía circular para disminuir la carga de nuestras necesidades de vivienda en el medio ambiente, y construir con (en lugar de sobre) la naturaleza. Satisfacer la necesidad de vivienda de la economía mundial es actualmente responsable de casi 40.000 millones de toneladas de recursos y 13.500 millones de toneladas de emisiones de GEI al año.

  1. Diseña y vive en espacios polivalentes, eficientes y flexibles
  2. Usa las casas existentes por más tiempo (reformar)
  3. Ningún edificio abandonado o vacío
  4. Soluciones basadas en la naturaleza y tecnologías renovables

CONSUMO Y PRODUCCION

Satisfacer la necesidad social de consumibles (un grupo diverso de artículos que van desde refrigeradores y muebles hasta ropa y productos de limpieza) no requiere muchos recursos en comparación con la vivienda, por ejemplo, con 6.900 millones de toneladas de recursos y 5.600 millones de toneladas de GEI al año. Sin embargo, es increíblemente derrochador, tóxico y es una gran pérdida para un conjunto diferente de recursos: algodón, materiales sintéticos basados ​​en combustibles fósiles como el poliéster y todos los pigmentos colorantes y productos químicos que lo acompañan.

La producción de materiales sintéticos de bajo costo, que forman la columna vertebral de la moda barata y rápida, se ha multiplicado por nueve en los últimos 50 años, utilizando alrededor de 350 millones de barriles de petróleo cada año y eliminando micro plásticos en el proceso. Mientras tanto, la industria de la moda es responsable de una quinta parte de las aguas residuales a nivel mundial. Por eso debemos avanzar hacia una economía circular.

  1. Toma decisiones de consumo cuidadosas (aumentar la digitalización para reducir el uso de papel; no hacer textiles de animales; con el objetivo de erradicar el plástico de un solo uso; optimizar el uso de la electrónica para minimizar los desechos electrónicos; elegir solo muebles de madera de origen responsable con etiqueta ecológica y priorizar la compra y el abastecimiento local)
  2. Repara
  3. Comparte
  4. Priorizar el uso de materiales sostenibles para consumibles libres de químicos
  5. Recicla y ayuda a construir mercados secundarios

MOVILIDAD Y VIAJES 

Los sistemas de movilidad en su forma actual son responsables de 8.700 millones de toneladas de recursos y 17.100 millones de toneladas de emisiones de GEI al año, ocupando el segundo lugar después de la vivienda. Con su gigantesca huella y su contribución a la contaminación del aire en todo el mundo, la movilidad se asocia comúnmente con la reducción de las emisiones de GEI tanto en la mente de los legisladores como del público.

Los hábitos de movilidad actuales dejan mucho que desear. Los vehículos de propiedad privada en Europa permanecen sin usarse el 90 % del tiempo, mientras que el fenómeno de los «vuelos fantasmas» conmocionó recientemente al mundo: las aerolíneas vuelan aviones vacíos solo para conservar los espacios de vuelo, mientras arrojan emisiones de GEI. Desde conducir hasta volar, las oportunidades de cambio son abundantes a medida que miramos hacia una economía circular.

  1. Viaja con menos frecuencia
  2. Opta por diseños livianos (menos materiales)
  3. Mantén tu coche por más tiempo
  4. Comparte cuando puedas
  5. Reutilización de vehículos

Sin duda tenemos mucho trabajo que hacer como empresarios y como consumidores, pero solo un cambio radical de conciencia, que cambie nuestros hábitos y nuestras empresas, pueden parar el desastre social y medioambiental al que nos enfrentamos, y que estamos condenando a las siguientes generaciones.

Fuente: World Economic Forum.

Foto de Alena Koval.

Deja un comentario

Más artículos

Te puede interesar...

Empresa

Redefinir el éxito empresarial

Una de las cuestiones que más complejas que suelo debatir con empresarios o altos ejecutivos, cuando abordamos cuestiones filosóficas y estratégicas sobre el propósito de

Leer más »
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso