¿Cómo ven el conflicto catalán-español desde el extranjero?

¿Cómo ven el conflicto catalán-español desde el extranjero?

El prestigioso diario The Economist, publicó recientemente un artículo sobre la visión internacional del conflicto ideológico entre España y Cataluña, el cual me he animado a transcribir, dada su imparcialidad y teniendo en cuenta que estamos a las puertas de una de las elecciones catalanas más transcendentes de nuestra historia.

El 11 de septiembre de 1714, al final de la Guerra de Sucesión española, la monarquía borbónica victoriosa suprimió las instituciones medievales catalanas de autogobierno. Después la autonomía de Cataluña fue restaurada en el año 1978 con el gobierno de la Generalitat, y eligió como aniversario  aquella fecha fatídica del  siglo XVIII.  Este año en la “diada de Cataluña” , Barcelona celebró el día con una gran manifestación pidiendo la independencia del estado español, con un tamaño sorprendente de la manifestación: 1.5 millones de personas, sobre un total de 7,5 millones de catalanes, Según los nacionalistas, y sólo 600.000 ciudadanos según sus oponentes, y lanzó la política española a el caos.

Envalentonados por las grandes multitudes, Artur Mas, quien ha sido presidente de la Generalitat desde 2010, convocó elecciones anticipadas el 25 de noviembre, dos años antes de lo previsto. Él quiere convertir Cataluña en un «Estado dentro de Europa» y ganar «el derecho a decidir «sobre su propia situación. Muchos balcones de Barcelona ahora están cubiertos con la bandera de rayas rojas y amarillas catalanas, a menudo con la adición de una estrella blanca para simbolizar un estado independiente. En los mítines de campaña, el señor Mas ofrece a su rebaño una tierra prometida.

Para un hombre cuyo estilo es la de un economista bastante gris y prudente, es un gran cambio de tendencia, y no del todo convincente. En sus discursos el Sr. Mas, líder de Convergència i Unió (CiU) , evita usar la palabra » Independencia «. Algunos asistentes insinuan que podría conformarse con un mejor trato dentro de España.
Las ambiciones grandiosas por lo tanto puede ser una posición de negociación. También puede ser una estratagema destinada a apuntalar su popularidad, que se vio mermada por los cortes con la que ha respondido a la crisis económica en la España de crisis que está impulsando la ola de nacionalismo catalán. Los últimos cuatro años han traído la peor recesión de España desde 1950. El desempleo es del 25%, según las estadísticas oficiales. El entusiasmo por la independencia catalán podría ser simplemente la manifestación más dramática del descontento por la situación del país en esta nueva Europa, con nuevos ricos y nuevos pobres.

Un síntoma entre muchos
Hay otras expresiones de descontento. El 14 de noviembre se vivió la segunda huelga general del año. Entre los manifestantes en el Paseo del Prado de Madrid se encontraban ahorradores furiosos que dijeron que fueron engañados por los administradores de sus bancos en la compra de acciones preferentes. Así como denuncias por los desalojos de los bancos porlos españoles desempleados que no pueden hacer frente a sus pagos hipotecarios.

Pero la pregunta sobre el catalán es la prueba más difícil para Mariano Rajoy, primer ministro de España, y su conservador Partido Popular (PP). A diferencia de otras protestas, esta vez podría poner en cuestión la integridad territorial de España y por lo tanto el futuro de la cuarta economía más grande de la zona euro.
Cataluña no ha sido un país independiente desde el siglo XII, cuando la corona fue unida con la de Aragón, que a su vez se unió a la de Castilla en 1469. Luego vino la derrota en la Guerra de Sucesión Española, en  la que Cataluña salió perdedora.

La Segunda República de 1930 trajo la autonomía para Cataluña y el País Vasco. La victoria de Franco en la guerra civil española de 1936-39 propició la prohibición de hablar el catalán y el vasco por la ciudadanía. La constitución democrática de 1978 trajo la autonomía, dividiendo  España en 17 «comunidades autónomas». Para el año 2007 estas regiones representaron el 38% del gasto público, dejando de lado las pensiones y las prestaciones de desempleo del gobierno central, que  gastaba sólo el 18%.

En el referéndum de 1978, el 91% de los electores de Cataluña apoyaron la constitución. Durante los 23 años que los nacionalistas de CiU se instalaron en el poder de la Generalitat, hizo del catalán la lengua de toda la escolaridad y el gobierno. Frustrado por la oposición, el catalán Partido Socialista se alió con pequeños partidos independentistas para ganar el poder en 2003. Pasqual Maragall, el dirigente socialista, exigió un nuevo estatuto de autonomía, el reconocimiento formal de Cataluña como nación, en lugar de una región o de una comunidad, y otorgarle más dinero y poder. En un movimiento característico frívolo, el socialista primer ministro de España, José Luis Rodríguez Zapatero, embistió esta en el Parlamento-pese a las objeciones del PP, sólo para el Tribunal Constitucional de España a la huelga varias de sus disposiciones más importantes en las Cortes Españolas. Todo el asunto añadido el sentido de los nacionalistas de agravio y la sensación en otras partes de España que los catalanes son egoístas.

Mas histeria
Mientras tanto, la generación que creció hablando catalán y aprendiendo la historia en los libros de texto de la Generalitat, ha alcanzado la mayoría de edad política. Muchos de sus padres habían emigrado de otras partes de España, después de haber vivido en la sombra de la guerra civil. Pero los jóvenes ya no tienen vínculos con España. «Para mí, la ruptura con España tiene un costo emocional», dice Antoni Castells, quien fue el asesor económico en el gobierno del Sr. Maragall. «Pero mi hijo no lo hace. Él sólo piensa» ¿por qué tenemos que seguir estando ligados a las personas que nos insultan y no nos puede sostenerse en pie? »
Luego está el dinero. La Generalitat se queja de que se transfieran entre el 6,5% y el 8,5% del PIB de Cataluña a el resto de España, y que Madrid destina a la inversión pública de acuerdo con sus propias prioridades. Cataluña quiere cobrar sus propios impuestos, y tener control sobre la forma en que se gastan.
Los opositores de CIU se quejan de que se ha lavando el cerebro a una generación de niños en edad escolar, para avivar el apoyo a la influencia de la independencia y la compra a través de toda institución social importante con el patrocinio y subvenciones a la televisión y la prensa local. Francisco Moreno, una editor de Barcelona, ??compara las inversiones de la Generalitat en de los medios de comunicación a la de Hugo Chávez en Venezuela.

Mas pretende que Cataluña forme unilateralmente un estado independiente en la UE. Según varias opiniones de la Comisión Europea, una Cataluña independiente no sería automáticamente miembro de la Unión Europea y España tendría que aprobar su integración. Los empresarios de Barcelona, ??especialmente aquellos con grandes empresas, están alarmados: José Manuel Lara de Planeta, la mayor editorial de España, ha amenazado con trasladar la sede de su grupo si el señor Mas declara su independencia.
Las encuestas no le dan la razón a Mas. CiU parece que va a llegar alrededor del 37% de los votos (un poco menos que en 2010) el 25 de noviembre, con lo que cae por debajo de la mayoría absoluta en el Parlamento catalán. Sin embargo, alrededor del 75% de los miembros del nuevo parlamento son propensos a votar para llamar a un referéndum sobre el estatuto de Cataluña.
Visto desde Madrid, a 619 kilómetros de Barcelona, ??pero sólo a dos horas y media de distancia por tren de alta velocidad, la táctica del Sr. Mas es una distracción sobre la rutina de hacer frente a la resaca de la burbuja inmobiliaria del año 2000.
En los últimos 30 años, las regiones se han convertido en feudos del partido, dando empleo a unos 300.000 candidatos políticos. Incluso después de la finalización de la entrega de la asistencia sanitaria y la educación en 2006, los gobiernos regionales añadieron unos 500.000 puestos de trabajo.

Farsa centrífuga
Las máquinas locales de los partidos tomaron el control de las cajas, las cajas de ahorros locales. Alentaron a prestar a los desarrolladores, en muchos casos tomando una tajada para las arcas del partido. Las cajas utilizaron  gran parte del dinero para financiar aeropuertos sin vuelos, centros culturales sin cultura, y los 700.000 pisos sin habitantes, muchos de ellos en el lado equivocado de la autopista de la playa. La autonomía regional trajo consigo una forma perversa en la que cada gobierno quería construir lo que los vecinos tenían.
Zapatero se negó a admitir que España estaba viviendo por encima de sus posibilidades hasta que la presión de Bruselas le obligó a cambiar de rumbo en mayo de 2010. Cuando el señor Rajoy asumió el cargo hace un año, con la mayoría en las Cortes y el control de la mayor parte de los gobiernos regionales, las expectativas fueron altas que iba a actuar con rapidez para reparar un sistema financiero quebrado, sacar adelante las reformas estructurales para que la economía española sea más competitiva, y cerrar la enorme brecha fiscal.

La decepción se estableció con rapidez. Un registrador de la propiedad como profesión, el señor Rajoy es el funcionario perfecto, tenaz y honesto. Pero nadie podía acusarlo de comunicar una visión audaz. Su primer error fue dividir la política económica entre dos ministerios y tres hombres. Su segundo, retrasar el presupuesto de 2012 con la esperanza de ganar una elección regional en el bastión socialista de Andalucía en marzo de este año. El PP tomó seis meses más de lo que podría tener que ponerse en marcha.

Sin embargo, el señor Rajoy ha logrado más de lo que se le da el crédito correspondiente. El sistema bancario está en camino de ser fijo, por fin. Finalmente, el gobierno nacionalizó cuatro bancos insolventes, como Bankia, uno de los grandes.
Striptease y los valores familiares
Si bien el gobierno ha estado clasificando a los bancos, la economía española ha pasado por un ajuste abrasador. Entre 1,5 y 2 millones de empleos del sector privado se han perdido desde 2009, dice el señor Montoro. Las cuentas corriente están en superávit en julio, en parte porque las exportaciones están creciendo impresionantemente, pero sobre todo porque las importaciones han caído. Una radical reforma del mercado laboral ha hecho que sea más barato despedir a los trabajadores, y permite a las empresas evitar los sindicatos nacionales y llegar a acuerdos directos con su personal.
Si el cambio continúa al mismo ritmo, España estará cerca de un superávit fiscal primario (es decir, antes del pago de intereses) en dos años. La mayor duda es si los inversores financiarán el gobierno a una tasa de interés que pueden pagar. Desde mediados de 2011, alrededor de € 350 mil millones ha sido retirado de España ya que los inversores extranjeros están preocupados por un euro en ruptura. El ritmo de la salida se ha reducido desde julio, cuando Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), se comprometió a hacer «lo que sea necesario «para salvar el euro, pero la marea está aún muy lejos de su inflexión.

Rajoy promete que el crecimiento volverá en 2014. ¿Pueden los españoles aguantar hasta entonces? A pesar de las huelgas generales, hasta ahora España no ha visto los disturbios del estilo griego, ni el surgimiento del extremismo político. Esto es gracias, en parte, a un estado del bienestar nunca visto antes en España, y a un gran sector informal que significa que el desempleo oficial es exagerado (aunque también significa una gran cantidad de ingresos perdidos). Fuertes redes familiares ayudan a los desempleados a sobrevivir, aunque sólo sea en la miseria-unos 300.000 hogares dependen de la pensión de los abuelos, de acuerdo con la Fundación Social La Caixa.

Federalista que hace grietas
Si bien todo esto ayuda a mantener a España en un nivel, la cuestión catalana amenaza con romperlo. Pero los problemas están vinculados. La crítica más poderosa del señor Rajoy es que no lo está solucionando.  Muchos españoles creen que el cambio más radical es necesario y que esto podría ser una manera de apaciguar a Cataluña.

El Sr. Rajoy ha creado recientemente un comité para reformar todos los niveles de gobierno, pero el PSOE están en oposición proponiendo algo más fundamental: una solución federalista en el que las regiones puedan obtener sus impuestos. Pero Charles Powell, historiador en el CEU-San universidad de Madrid Pablo, dice el señor Rajoy debe convocar un comité especial en las Cortes y ver una reforma constitucional más amplia.

Aun así, se ve espacio para un acuerdo con Cataluña:. «Creo que estamos condenados a entendernos» Un catalán que fue una vez un funcionario de Madrid ve «una negociación larga y sucia».

El país es frágil, y sus amortiguadores muestran signos de desgaste. La tasa de ahorro está cayendo y las personas recurren a sus reservas. Alfredo Pérez Rubalcaba, el líder de los socialistas de la oposición, le preocupa la «anti-política» del estado de ánimo. Resignando a la población al pesimismo » podría recurrir a la ira de una tarde «, dice. El  11 de septiembre mostró el poder del nacionalismo catalán, incluso si es sólo el poder del resentimiento. Será la prueba más difícil del señor Rajoy.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso