Las «Concept Store», la mejor manera de combatir al e-commerce

¿Cómo puede el comercial tradicional combatir con las tiendas digitales como Amazon o Alibaba? Cuando puedes comprar lo que quieras a cualquier hora del día, cualquier día del año, con tan solo 3 clicks, y desde el sofá el tú casa….

La verdad es que es muy difícil. Y más cuando el ir de compras en general, suele ser una experiencia monótona y aburrida. Siempre las mismas tiendas, el mismo mal servicio, la misma decoración, las mismas cosas en los aparadores.

Es por ello que el e-commerce en España ha crecido un 27% en tasa interanual y ha alcanzado una facturación trimestral de 4.945,9 millones de euros. Esto supone el décimo trimestre en el que la facturación del sector crece, lo que implica más de dos años de crecimiento. Además el número de transacciones ha crecido hasta los 70 millones de euros, la cifra más alta recogida hasta el momento.

Una de las opciones que tiene el comercial tradicional es convertir el acto de compra físico en algo memorable. Algo que te apetezca contar a tus amigos y colgar en redes sociales. Un buen ejemplo son las concept store.

Una concept store es un tipo de tienda que en su origen presenta una curiosa mezcla de arte, cultura y moda que ha arrasado en ciudades como París, Milán o Londres entre el público más “cool”, marcando tendencia en el desarrollo del retail de los últimos años.

La concept store propone un estilo de vida muy particular siguiendo el gusto de su creador y que coincide con el de un determinado tipo de público, el que se corresponde con su cliente ideal. Espacios donde el arte, la cultura y el comercio se mezclan.

En principio han aparecido como tiendas muy exclusivas basadas en una propuesta de lifestyle muy concreta que se transmite a través del diseño del establecimiento, la particular selección y mezcla de productos y el ambiente, generando una experiencia de compra única, un planteamiento que se ha ido adoptando por todo tipo de tiendas y marcas.

Como ejemplo de este tipo de establecimientos, y entre mis favoritos está el SLUIZ en Ibiza. 6.000 m2 dedicados a un puro “Shopping Experience”. Desde decoración, moda, arte y restauración. En un local donde cada 3 meses se tematiza por completo haciendo que cada visita sea única e irrepetible.

Todos los detalles son dignos de mencionar, desde la ausencia de carrito de compra o bolsas (las dependientas te lo van agrupando por nombre en la mega mesa de check-out atentos a tus movimientos), pasando por el parking segmentado por tipo de clientes (como un juego de broma) o el bar-restaurante con comida bio y zumos. Sin duda se ha convertido en una visita obligada a cualquier visitante a la isla.

Otro ejemplos remarcables son:

No me imagino que alguien comprara cosas de SLUIZ de forma online, ni tan siquiera un millenial, o por lo menos  sin haber disfrutado antes de haber pasado unas horas en sus increíbles instalaciones, y haberlo socializado en todas sus redes sociales.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso