Dos industrias llaman usuarios a sus clientes: la de las drogas ilegales y la del software


Avatar
Autor
Ángel Bonet