El líder que necesitamos para esta crisis

En un momento como el que vivimos hace muchísima falta un liderazgo que esté a la altura de las circunstancias. Justo hoy, 27 de abril, hace 25 años que Nelson Mandela ganó las elecciones sudafricanas después de haber pasado 27 años en la cárcel por estar en contra del apartheid. Probablemente, fue uno de los presidentes más brillantes y carismáticos de la historia.

Recupero un excelente artículo de la revista Time, donde se realiza una radiografía del perfil de Nelson Mandela como líder, frente a un conflicto muy complejo y que, a buen seguro, nos inspira y a la vez nos provoca gran estupor, al ver lo lejos que estamos en la actualidad de estar dirigidos por un líder merecedor de su cargo y responsabilidad.

N1. El coraje no es la ausencia de miedo: inspira a otros a ir más allá

Mandela a menudo tenía miedo durante su tiempo de encarcelamiento en Robben Island. «¡Por supuesto que tenía miedo!», confesó. Hubiera sido irracional, sugirió, que no lo fuera. «No puedo fingir que soy valiente y que puedo vencer al mundo entero». Pero, como líder, no puedes dejar que la gente lo sepa. «Debes poner un frente».

Y eso es precisamente lo que aprendió a hacer: fingir y, a través del acto de parecer valiente, inspirar a otros. Era una pantomima que Mandela se perfeccionó en la isla Robben, donde había mucho que temer. Los prisioneros que estaban con él dijeron que ver a Mandela cruzar el patio, en posición erguida y orgullosa, era suficiente para mantenerlos en pie durante días. Sabía que era un modelo para los demás y eso le dio la fuerza para triunfar sobre su propio miedo.

“Tener con miedo a la población conduce a la represión y el desastre”

El-lider-que-necesitamos-para-la-crisis

 

N2. Dirige desde el frente, pero no dejes atrás tu base

Para Mandela, negarse a negociar se trataba de tácticas, no de principios. A lo largo de su vida, siempre ha hecho esa distinción. Su principio inquebrantable, el derrocamiento del apartheid y el logro de un hombre, un voto, era inmutable, pero casi cualquier cosa que lo ayudara a alcanzar ese objetivo lo consideraba una táctica. Es el más pragmático de los idealistas.

Siempre estaba pensando muy por delante de los demás. Tenía en mente la posteridad: ¿cómo verán lo que hemos hecho? La prisión le dio la capacidad de tener una visión a largo plazo. Siempre estaba pensando en términos no de días y semanas, sino de décadas. Sabía que la historia estaba de su lado, que el resultado era inevitable; era solo una cuestión de cuándo y cómo se lograría. «Las cosas serán mejores a la larga», dijo a veces. Siempre jugaba a la larga.

“Pensar solo en el corto plazo, ya sea un mandato, o semanas, solo conlleva errores a largo plazo”

N3. Dirige desde atrás y deja que otros crean que están al frente

De niño, Mandela fue muy influenciado por Jongintaba, el rey tribal que lo crio. Cuando Jongintaba se reunió en su Corte, los hombres se reunieron en círculo y, solo después de que todos hablaran, el rey comenzó su charla. El trabajo del jefe, dijo Mandela, no era decirle a la gente qué hacer, sino formar un consenso. «No entre al debate demasiado temprano», solía decir.

A menudo convocaba reuniones de su gabinete en su casa de Houghton, un encantador y antiguo suburbio de Johannesburgo. Reunía a un grupo de hombres poderosos y expertos alrededor de la mesa del comedor o, a veces, en un círculo en la sala de la entrada. Algunos de sus colegas le exigían moverse más rápido o ser más radical y Mandela simplemente lo escuchaba. Cuando finalmente hablaba en esas reuniones, resumía lenta y metódicamente los puntos de vista de todos y luego desplegaba sus propios pensamientos, dirigiendo sutilmente la decisión en la dirección que quería sin imponerla. El truco del liderazgo es permitirte ser guiado por la gente adecuada. «Es prudente», dijo, «persuadir a la gente para que haga cosas y hacerles pensar que fue su propia idea».

“Rodearse de los mejores y escucharles es la clave del éxito”

El-lider-que-necesitamos-para-la-crisis-del-coronavirus

 

N. 4. Conoce a tu enemigo y aprende sobre su deporte favorito

Ya en la década de 1960, Mandela comenzó a estudiar afrikaans, el idioma de los sudafricanos blancos que crearon el apartheid. Sus camaradas en el ANC se burlaron de él al respecto, pero quería entender la cosmovisión del afrikaner; Sabía que algún día estaría luchando contra ellos o negociando con ellos y, de cualquier manera, su destino estaba ligado al de ellos.

Esto era estratégico en dos sentidos: al hablar el lenguaje de sus oponentes, él podría entender sus fortalezas y debilidades y formular tácticas en consecuencia. Pero también se estaría felicitando a sí mismo con su enemigo. Todos, desde carceleros comunes hasta PW Botha, quedaron impresionados por la voluntad de Mandela de hablar afrikaans y su conocimiento de la historia afrikaner. Incluso repasó su conocimiento del rugby, el deporte querido de los afrikaners, para poder comparar notas sobre equipos y jugadores.

Mandela entendió que los negros y los afrikaners tenían algo fundamental en común: los afrikaners se creían africanos tan profundamente como los negros. También sabía que los afrikaners habían sido víctimas de prejuicios: el gobierno británico y los colonos ingleses blancos los despreciaban. Los afrikaners padecían un complejo de inferioridad cultural casi tanto como los negros.

Si no conoces a tu enemigo, jamás podrás vencerlo.

N. 5. Mantén a tus amigos cerca, y a tus rivales aún más cerca

Muchos de los invitados que Mandela invitó a la casa que construyó en Qunu eran personas en las que, insinuó, no confiaba por completo. Los invitó a cenar; llamó para consultar con ellos; los halagó y les dio regalos. Mandela es un hombre de encanto invencible y a menudo ha usado ese encanto para tener un efecto aún mayor en sus rivales que en sus aliados.

Hubo momentos en que se dejó cautivar. Inicialmente, Mandela desarrolló una rápida relación con el presidente sudafricano FW de Klerk, por lo que luego se sintió tan traicionado cuando De Klerk lo atacó en público. Mandela creía que abrazar a sus rivales era una forma de controlarlos: eran más peligrosos por sí solos que dentro de su círculo de influencia. Apreciaba la lealtad, pero nunca estaba obsesionado por ella. Después de todo, solía decir, «las personas actúan en su propio interés». Era simplemente un hecho de la naturaleza humana, no un defecto. La otra cara de ser optimista, y él lo era, es confiar demasiado en las personas. Pero Mandela reconoció que la forma de tratar con aquellos en los que no confiaba era neutralizarlos con encanto.

“En los grandes conflictos, hay que unirse, incluso con tus mayores adversarios”

N. 6. Las apariencias importan, y recuerda sonreír

Cuando Mandela se postuló para la presidencia en 1994, sabía que los símbolos importaban tanto como la sustancia. Nunca fue un gran orador público y la gente a menudo ignoraba lo que decía después de los primeros minutos. Pero era la iconografía que la gente entendía. Cuando estaba en una plataforma, siempre hacía el toyi-toyi: el baile del pueblo, que era un emblema de la lucha. Pero lo más importante fue esa sonrisa deslumbrante, beatífica e inclusiva. Para los sudafricanos blancos, la sonrisa simbolizaba la falta de amargura de Mandela y sugería que simpatizaba con ellos. Para los votantes negros, decía, soy el guerrero feliz y triunfaremos. El omnipresente cartel electoral de ANC era simplemente su rostro sonriente. «La sonrisa, fue el mensaje».

Después de salir de la prisión, la gente decía, una y otra vez: Es sorprendente que no esté amargado. Había mil cosas por las que Nelson Mandela estaba amargado, pero sabía que, más que nada, tenía que proyectar exactamente la emoción opuesta. Siempre decía: «Olvida el pasado», pero sabía que nunca lo hizo.

“La actitud positiva se contagia”

N. 7. Nada es blanco o negro

Mandela se sentía cómodo con la contradicción. Como político, era un pragmático que veía el mundo como infinitamente matizado. Como estadista, Mandela fue infrecuentemente leal a Muammar Gaddafi y Fidel Castro. Habían ayudado al ANC cuando Estados Unidos todavía calificaba a Mandela de terrorista. Cuando le preguntaron sobre Gadafi y Castro, sugirió que los estadounidenses tienden a ver las cosas en blanco y negro, y les reprendía por su falta de matices. Cada problema tiene muchas causas. Si bien estaba indiscutiblemente y claramente en contra del apartheid, las causas del apartheid eran complejas. Eran históricos, sociológicos y psicológicos. El cálculo de Mandela siempre fue: ¿Cuál es el fin que busco y cuál es la forma más práctica de llegar allí?

“Los matices definen mejor que los claros y oscuros”

N. 8. Dejarlo en el momento adecuado

Saber cómo abandonar una idea, tarea o relación fallida es a menudo el tipo de decisión más difícil que debe tomar un líder. En muchos sentidos, el mayor legado de Mandela como presidente de Sudáfrica es la forma en que decidió dejarlo. Cuando fue elegido en 1994, hoy hace 25 años, Mandela probablemente podría haber presionado para ser presidente de por vida, y hubo muchos que sintieron que, a cambio de sus años en prisión, eso era lo menos que Sudáfrica podía hacer.

En la historia de África, solo ha habido un puñado de líderes elegidos democráticamente que voluntariamente dejaron el cargo. Mandela estaba decidido a sentar un precedente para todos los que lo seguían, no solo en Sudáfrica sino en todo el resto del continente. Sería el anti-Mugabe, el hombre que dio a luz a su país y se negó a mantenerlo como rehén.

“Un gran líder establece el rumbo, no dirige el barco”

En definitiva, la clave para entender a Mandela son esos 27 años de prisión. El hombre que entró en Robben Island en 1964 era emocional, testarudo y fácil de “picar”. El hombre que emergió era equilibrado y disciplinado. Él no fue introspectivo. A menudo le preguntaban en qué se diferenciaba el hombre que salió de la prisión del joven que había entrado. Odiaba esta pregunta. Finalmente, un día, exasperado, dijo: «Salí maduro».

No hay nada tan valioso para un país como un gran líder, especialmente en momentos de gran crisis e incertidumbre.

Feliz aniversario Madiba, allí donde estés, ojalá muchos sigan tus enseñanzas.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso