El mundo de ahora visto desde el año 2058

Llevo semanas preparando mi ponencia en la próxima edición del WOBI el 5 de Octubre en Madrid y además de alguna sorpresa, quiero hacer una reflexión sobre el futuro del consumo y en definitiva de la humanidad. Para el 2058 mi tercer hijo (que justo habrá nacido en Octubre), tendrá mi edad y eso me hace pensar lo diferente que será el mundo justo entonces.

Para empezar mi reflexión, sin lugar a dudas será un mundo mejor, si miramos en retrospectiva, la humanidad no para de avanzar y casi cualquier estadística mejora. Por otro lado las nuevas tecnologías disruptivas, que ya que ido repasando en mis anteriores post, van a mejorar sustancialmente nuestra calidad, desde la alimentación, al medioambiente, pasando por la seguridad, la educación y la sanidad.

¿Pero cómo será el día a día de mi hijo entonces? ¿A qué retos o desafíos se enfrentará? Y sobre todo, que opinará sobre nosotros desde su visión futurista?

A continuación voy a describir todos aquellos apartados que me parecen relevantes, para suponer sus futuras reflexiones:

TRANSPORTE: Dudo que tenga coche en propiedad, probablemente viva en una ciudad superpoblada con servicio de coches eléctricos no tripulados, donde estarán prohibidos los coches en propiedad, y así descienda su uso y las aglomeraciones, así como la contaminación.

EDUCACION: No entenderá la cantidad de materias inútiles y materiales arcaicos que estudiamos ahora, para unas necesidades totalmente diferentes en el futuro. Lo importante no será tanto saber de todo, si no mucho de poco, y sobre todo, saber encontrar la información adecuada de forma rápida y automática.

TRABAJO: Le parecerá muy rudimentario la cantidad de trabajos que hacemos en la actualidad, y que en su época lo realizarán robots, desde operarios de fábrica, asistentes del hogar, secretarias, médicos, abogados, etc….. en esa época futura aparecerán muchos oficios nuevos relacionados con las nuevas tecnologías disruptivas, y otros muchos desaparecerán (casi el 50% de los actuales)

JUBILACIÓN: Le parecerá un “chollo” insostenible jubilarse con 65 años, y más cuando la esperanza de vida entonces roce los 100 años. Mi hijo no se jubilará hasta los 80 años. También es cierto que el tipo de trabajos serán menos intensos físicamente y estresantes que los de ahora, cosa que probablemente también le haga gracia.

SALUD: La esperanza de vida pasará de los 100 años, en parte gracias a la clonación de órganos y la modificación genética. La medicina estará más cerca de la computación avanzada y la biotecnología, que las prácticas manuales actuales. A mi hijo le parecerá un milagro que hubiéramos vivido tanto con la sanidad actual, basada en decisiones humanas y poco especializadas a nivel global (en la actualidad más del 60% de las prescripciones son erróneas, un 30% de las muertes son evitables!).

MEDIO AMBIENTE: No verá como unos terroristas del ecosistema y unos trogloditas. En el futuro será impensable no reciclar o cuidar el medioambiente, con una legislación penal muy estricta, tanto para empresas como para individuos.

ENERGIA: Las energías renovables y alternativas, así como los sistemas inteligentes de almacenamiento, van a desterrar al petróleo, el carbón y la nuclear. De nuevo nos verá desde el futuro como unos hombres de Cromañón, mientras en el futuro todo es más limpio y eficiente.

Me quedan mucha más dudas que resolver como por ejemplo el matrimonio (¿habrá bodas de bronce y platino? o la desaparecerá la institución?), el diseño de los niños al nacer (¿los diseñaremos a medida sin patologías crónicas genéticas?), los modelos de gobierno (menos intrusivos y más participativos por los ciudadanos), la seguridad (menos conflictos físicos, y más ciberguerra, aunque el mundo será mucho más seguro), la alimentación (menús adaptados para cada persona y más inteligentes), viajes (menos vuelos y más telepresencia), etc….. Pero de lo que estoy seguro es que lo que viviremos los próximos 43 años es mucho más transformador y disruptivo, que lo que hemos vivido en los anteriores 43 años.

Solo deseo poder vivirlo, primero para volver a leer este post y ver en que he acertado y en que no, pero sobre todo para disfrutar de un mundo mejor del que vivimos ahora.

 

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso