El nepotismo, cáncer de la sociedad moderna

Siempre me ha sorprendido como la gente consigue puestos de máxima responsabilidad en las empresas o en la política, simplemente por sus relaciones, amistades o compromisos. De hecho, esto es uno de los principales cánceres de una sociedad moderna que quiera prosperar.

El nepotismo puede destruir la cultura de cualquier empresa, ya que coloca a los empleados en roles para los que no están preparados. El nepotismo a menudo ocurre cuando hay políticas deficientes de RRHH, líderes poco capacitados, o influencias externas de la empresa mal gestionadas, lo que impide que candidatos cualificados sean contratados sin una causa justa. Las prácticas justas de contratación y promoción son esenciales para el crecimiento a largo plazo y el desarrollo dinámico de la cultura de la empresa. Lo que influye en el correcto desarrollo de una sociedad que premia por el talento y no por las amistades. 

¿Qué es el nepotismo?

En su forma más simple, el nepotismo en el lugar de trabajo favorece a la familia y los amigos por encima de otros, para obtener oportunidades en el lugar de trabajo. Estos pueden incluir contratación, promociones, asignaciones de proyectos deseables, turnos preferidos o cualquier otra oportunidad abiertamente disponible en el lugar de trabajo. Si bien no es ilegal, el nepotismo es una de las prácticas más destructivas que los directivos pueden imbuir en sus empresas.

Esta práctica no solo es una forma desigual de promover a los empleados, sino que también limita las oportunidades para el empleador. El nepotismo corta la capacidad de una empresa para crear equipos auténticos y cohesionados, promover los mejores talentos, desarrollar la colaboración organizacional, expandir el conocimiento compartido y retener a los empleados en general.

El acto corrosivo del nepotismo a menudo coloca a las personas equivocadas en puestos de liderazgo o expertos en la materia. Además, evita que los empleados o candidatos más cualificados desarrollen sus carreras y colaboren para producir mejores servicios, productos y políticas. Esto finalmente diluye la calidad del liderazgo y los roles clave dentro de la organización, ya que los mejores talentos a menudo abandonan una empresa cuando sienten que no hay esperanzas de oportunidades futuras.

Cómo evitar el nepotismo en el lugar de trabajo

Establecer expectativas claras a través de las políticas, las prácticas y la cultura empresarial es la única forma de mostrar a todos tus empleados que el nepotismo no es parte de su empresa ni de su identidad. Aquí hay algunas recomendaciones para ayudarte a identificar el nepotismo y evitarlo dentro de tu negocio por completo.

1. Desarrollar una política activa contra el nepotismo

Esto debe estar en el manual del empleado y ser parte de su capacitación de liderazgo. Las políticas estrictas contra el nepotismo prohíben que las personas relacionadas trabajen en el mismo departamento o empresa o, más específicamente, que un miembro de la familia dependa de otro.

2. Mantener descripciones detalladas de los puestos de trabajo

La plantilla que establece estas otras garantías para el éxito es la descripción del puesto. Mantener una descripción de trabajo precisa y detallada para cada función es una de las mejores formas de mantener las expectativas del equipo bien fundamentadas, el liderazgo bajo control y una plataforma comunicativa abierta para que todos la vean.

Las descripciones de puestos deben detallar las habilidades, la experiencia y los atributos que los empleados necesitan tener para cualquier puesto dentro de la empresa.

3. Llevar a cabo la capacitación de gerentes (o líderes)

Más que cualquier otro paso, la capacitación en liderazgo aborda directamente las preocupaciones del nepotismo. Una mención directa de la práctica debe incluir una definición clara de favoritismo, una descripción de cómo se ve en el lugar de trabajo y una declaración de que todos los gerentes son responsables no solo de evitar la práctica, sino de denunciarlo cuando se dan cuenta. 

4. Crear una cultura de contratación y promoción transparente y comunicativa

Si el proceso de cómo se seleccionan las nuevas contrataciones y cómo se promueve a los empleados es abiertamente visible para todos, mejora la posibilidad de unidad y generación de confianza dentro de la organización. Es esencial que los procesos de contratación y promoción no sean misteriosos, ya que esto aumentará el cuestionamiento y la ansiedad en torno al favoritismo real o percibido. 

5. Desarrollar un proceso de aprobación de RR.HH. o alta dirección para contrataciones y promociones

Para fortalecer la cultura contra el nepotismo, recursos humanos debe participar antes de que nadie en la toma de decisiones finales relacionadas con la contratación o la promoción. Con suerte, tu personal de recursos humanos tiene la neutralidad y la autoridad para ayudar a gobernar estas acciones de empleabilidad. La aprobación de la alta gerencia es otro buen paso en el proceso de contratación para ciertos puestos y promociones.

Tipos de nepotismo

En términos generales, hay dos tipos de nepotismo: nepotismo recíproco y nepotismo de derechos. Aunque ambos son injustos, tienen diferentes propósitos y los motivos detrás de ellos son ligeramente diferentes.

El nepotismo recíproco es cuando un miembro de la familia acepta un puesto debido a consideraciones financieras, problemas de lealtad, un deseo de una mejor relación familiar o normas culturales (es decir, el nepotismo se ha permitido anteriormente).

El nepotismo de derechos se da cuando alguien siente que tiene derecho a un determinado trabajo o promoción solo porque su familiar trabaja en una empresa. Esto ocurre con mayor frecuencia en empresas familiares.  

Ejemplos de nepotismo (o favoritismo) en el lugar de trabajo

Hay muchos actos sutiles de nepotismo en el lugar de trabajo a los que, simplemente, se hace referencia como «favoritismo». Estos escenarios pueden ocurrir cuando el nepotismo relacionado con la familia no está presente. Los estilos de gestión deficientes y las malas prácticas por parte de cualquier miembro de la empresa pueden generar los mismos resultados indeseables. Estos son algunos ejemplos:

  • Distribución de la carga de trabajo. El empleador o gerente no distribuye la carga de trabajo por igual; algunos empleados tienen cargas de trabajo más pesadas o menos deseables que otros.
  • Canales de retroalimentación críticos. La información importante relacionada con el trabajo solo se comparte con ciertos empleados.
  • Rápida movilidad ascendente. De manera similar a la promoción, también existe la práctica de mover a un empleado que no lo merece a través de cada nivel de la organización. Esto hace que parezca que han «trabajado su camino hacia arriba», pero es esencialmente una vía rápida hacia el rol deseado en la empresa.
  • Cercanía gerente-empleado. El jefe se junta con la misma gente día tras día y no pasa tiempo con otros. Aunque técnicamente esto no va en contra de las reglas en la mayoría de los casos, otros miembros del equipo reciben el mensaje de que no son igualmente valorados.
  • Se pasan por alto los malos hábitos. Cierto empleado llega tarde al trabajo todos los días o comete errores repetidamente sin corregirlos, mientras que otros son reprendidos cuando hacen lo mismo.
  • Selección de proyectos. Ciertos empleados aportan información sobre su proyecto o selección de trabajo cuando otros no. Esto es común con los turnos u horas de trabajo deseables.

Cómo afecta el nepotismo al lugar de trabajo

El nepotismo, o incluso el favoritismo percibido de un miembro de la familia o de cualquier otro empleado, puede causar enojo, frustración e insatisfacción entre otros miembros del equipo. Eventualmente bajará la moral de los empleados.

Los empleados tendrán menos incentivos para desempeñar sus responsabilidades con diligencia y lo mejor que puedan si sienten que el camino hacia la promoción, o cualquier oportunidad futura, se ve socavado por el nepotismo.

Aunque el nepotismo puede tener innumerables efectos negativos en el lugar de trabajo, estas son algunas de las consecuencias más graves:

  • Conduce a denuncias de discriminación. Si bien el acto de nepotismo en sí mismo generalmente no es ilegal, la práctica puede resultar en conductas o resultados ilegales. Por ejemplo, si solo contrata de un grupo pequeño, eventualmente eliminará a los candidatos cualificados que puedan tener motivos para reclamar discriminación.
  • Reduce la reserva de talento interna. Cuando se contrata a personas que encajan dentro de su clase preferida, reduce su grupo de recursos (es decir, candidatos o empleados verdaderamente cualificados). Al hacerlo, debilita el futuro de su organización ya que pierde los mejores talentos, dañando la cultura y erosionando la confianza de los empleados en el liderazgo de la empresa.
  • Impide seriamente la retención de talentos. Investigaciones muestran que el 87% de los millennials buscan oportunidades de desarrollo y avance profesional. Por lo tanto, la práctica de nepotismo, incluso de forma ocasional, es una excelente manera de perder a estos empleados. Su mejor talento dejará su organización a favor de empresas que puedan ofrecerles avances y desarrollo de habilidades.
  • Corroe la cultura empresarial. No hace falta decirlo, pero las empresas que incursionan en el nepotismo nunca podrán construir una cultura de trabajo dinámica y saludable. No puede generar confianza en su empresa cuando la gerencia está promoviendo injustamente a ciertos empleados e ignorando a los más calificados.
  • Reduce la productividad, la creatividad y la calidad del trabajo. En última instancia, el acto de nepotismo o cualquier favoritismo injusto acabará con la alta productividad, la rica creatividad y la calidad de la producción en una empresa. Cuando el liderazgo y otros puestos clave en la organización están ocupados por alguien que no sea su mejor talento, los resultados serán terribles.

El Nepotismo empobrece la sociedad, mata el talento y polariza aún más a los ricos de los pobres. Hemos de luchar por crear una sociedad y un entramado empresarial que premie el talento, independientemente de la su condición social, amistades o intereses.

En España veo esa mala práctica a diario, más aún, en el fondo se ha normalizado, y no hay nada más horrible que ver normal lo anormal. Luchemos por una sociedad orientada a la meritocracia y a un tejido empresarial y político gestionado por el talento y no por los intereses personales de sus accionistas o partidistas.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso