El Tsunami de la IA cambiará completamente nuestras vidas en los próximos 20 años

La inteligencia artificial (IA) se convertirá en la tecnología más transformadora en la historia de la humanidad, y es posible que ni siquiera vivamos muchos de los cambios y avances radicales que provocarán en nuestras vidas y la sociedad en general. Esto se debe a que a menudo sobrestimamos lo que las tecnologías pueden hacer a corto plazo y subestimamos lo que podrán hacer a largo plazo.

Mientras hablo con todo el mundo, especialmente empresarios, sobre mi último libro el Tsunami Tecnológico, me preguntan constantemente: «¿Qué depara el futuro para los humanos y la IA?» Ésta es una pregunta fundamental para este momento de la historia. Algunos creen que estamos en medio de una «burbuja de IA» que eventualmente explotará, o al menos se enfriará. Aquellos con puntos de vista más drásticos se lo creen todo, desde la idea de que los gigantes de la IA «secuestrarán nuestras mentes» y formarán una nueva raza utópica de «cyborgs humanos», hasta la llegada de un apocalipsis impulsado por la IA. Cada una de estas proyecciones puede nacer de una curiosidad genuina o de un miedo comprensible, pero suelen ser especulativas o exageradas. Se pierden la imagen completa.

La especulación varía enormemente porque la IA parece compleja y opaca y no es de extrañar que la visión general sobre la IA se haya vuelto cautelosa, e incluso negativa. Sin duda, los aspectos del desarrollo de la IA merecen nuestro escrutinio y precaución, pero es importante equilibrar estas preocupaciones con la exposición a la imagen completa del potencial de esta tecnología de crucial importancia. La IA, como la mayoría de las tecnologías disruptivas, no es intrínsecamente ni buena ni mala. Y creo que, como la mayoría de las tecnologías, la IA eventualmente producirá más impactos positivos que negativos en nuestra sociedad, más aún, será un driver fundamental para solucionar gran parte de los restos que tenemos la humanidad, y que tan bien resumen las ODS de la ONU.

Repensar la forma en que trabajamos

Empecemos por la idea de trabajo. En veinte años, casi toda la información del mundo estará digitalizada, lo que permitirá utilizar la IA para la toma de decisiones y la optimización. La inteligencia artificial y la automatización reemplazarán la mayoría del trabajo manual y “fabricarán” productos con un coste marginal mínimo. Los robots y la inteligencia artificial se harán cargo de la fabricación, la entrega, el diseño y la comercialización de la mayoría de los productos. Los robots, el hardware de la IA, harán casi todas las tareas del hogar por nosotros. Estos robots se volverán autorreplicantes, autorreparables e incluso parcialmente autodiseñados. Las casas y los edificios de apartamentos serán diseñados por IA y utilizarán módulos prefabricados que se ensamblan como bloques de Lego por robots, lo que reduce drásticamente los costes de las viviendas. A menor escala, las impresoras 3D fabricarán productos sofisticados o personalizados (como dentaduras postizas y prótesis) que se producirán a un coste mínimo. Para todas estas aplicaciones, la IA funcionará las 24 horas del día, los 7 días de la semana, no se enfermará, no se quejará y no será necesario que le paguen.

Como resultado, la IA reducirá el coste de la mayoría de los productos fabricados siendo accesibles a todo el mundo.

Pero no solo estarán en riesgo los trabajos manuales de fabricación. La IA también proporcionará, asistirá o reemplazará muchos trabajos administrativos, haciendo el trabajo de asistentes capaces, pero con un conocimiento infinito. La IA puede ayudar a los analistas de investigación, abogados y periodistas a rastrear todos los datos del mundo, compilar estos datos y dar tiempo a los trabajadores profesionales para que piensen en cuestiones más estratégicas y complejas. Mientras que los trabajos profesionales se amplifican con la IA, los trabajos de oficina de rutina, como el telemarketing, la contabilidad o el «envío de documentos», serán desplazados por la IA. Estas tecnologías comenzarán como asistentes, pero se harán cargo de todos los trabajos rutinarios por completo con el tiempo.

Todo esto implica un cambio masivo en la forma de trabajar y será necesario poner en marcha medidas para contrarrestar la pérdida de puestos de trabajo. Será necesario volver a capacitar a todos los empleados, integrar los nuevos empleos, rediseñar los espacios de trabajo fusionando la inteligencia artificial y el toque humano. Será un cambio enorme, pero creo que positivo.

 

Revolucionando la salud

Al mismo tiempo que la IA cambiará nuestros empleos, también mejorará nuestras vidas de manera significativa, incluso haciéndonos más saludables. En este momento, la atención médica se está digitalizando, esto crea una oportunidad para que la IA redefina la atención médica como una industria basada en datos, revolucionando toda la cadena de valor de la atención médica desde el diagnóstico y el tratamiento hasta las alertas de salud, el monitoreo y la atención a largo plazo.

Esta revolución comenzará con la radiología, la patología y el descubrimiento de fármacos. Para este último en particular, la IA ayudará a los científicos humanos a inventar muchos medicamentos a costes mucho más bajos, encontrando así curas para enfermedades raras. A medida que se disponga de más información digital para cada paciente, incluido el historial médico, los antecedentes familiares y la secuenciación del ADN, la medicina de precisión será cada vez más factible. La IA es ideal para ofrecer este tipo de optimización individualizada. Debido a que hay vidas humanas en juego, la inteligencia artificial servirá primero como una herramienta a disposición de los médicos, o se implementará solo en situaciones en las que no haya un médico humano disponible.

Transporte más seguro y eficiente

La IA también mejorará la vida de las personas en la carretera, donde los vehículos autónomos provocarán una revolución en el transporte. El coche por uso, que te llevará a tu destino con menor coste, mayor comodidad y mayor seguridad, que al comprarte uno. Los automóviles autónomos se convertirán en los conductores más seguros en la carretera, lo que eventualmente reducirá el 90% de las muertes por accidentes de tránsito.

En promedio conducimos ocho horas y media a la semana, por lo que en el futuro ese es el tiempo que se puede utilizar de manera productiva durante los trayectos. Los futuros vehículos autónomos de viaje compartido se rediseñarán como minicars, ya que tendemos a viajar en automóviles con solo una o dos personas. Pero incluso un

automóvil para una sola persona puede estar equipado con un asiento reclinable, un refrigerador con bebidas y bocadillos y una pantalla.

Los vehículos autónomos serán parte de las nuevas infraestructuras de las ciudades inteligentes, diseñadas para albergar vehículos autónomos como parte de un sistema de transporte interconectado y limpios (al ser eléctricos). A medida que aumenten las tasas de automatización, los automóviles podrán comunicarse entre sí de forma instantánea, precisa y sin esfuerzo. Por ejemplo, un automóvil con una llanta reventada puede indicarle a los automóviles cercanos que se mantengan alejados. Además, considera que un automóvil que pasa a otro puede comunicar su trayectoria de movimiento con precisión a los automóviles cercanos, por lo que dos automóviles pueden estar a dos cm de distancia, pero sin riesgo de colisión. O, si un pasajero tiene prisa, su automóvil puede ofrecer un incentivo económico a otros automóviles, por reducir la velocidad y ceder el paso. Con el tiempo, estas mejoras crearán una infraestructura compuesta principalmente por controladores de inteligencia artificial.

Mejorando la experiencia educativa

Hasta ahora, hemos hablado principalmente sobre el impacto que tendrá la IA en los adultos. Pero los niños también sentirán los efectos. La IA se convertirá en los maestros más efectivos de nuestros hijos, calificando exámenes y respondiendo preguntas comunes con mayor precisión y paciencia que los maestros humanos. A diferencia de los profesores humanos que tienen que considerar a toda la clase, un profesor virtual puede prestar especial atención a cada alumno.

Un profesor de IA se dará cuenta de lo que hace que las pupilas de un alumno se dilaten o que los párpados se caigan. Deducirá una forma de enseñar geometría para que un estudiante aprenda más rápido, aunque ese método pueda fallar en otros mil estudiantes. AI le dará a cada estudiante diferentes ejercicios, basados en su ritmo, asegurando que un estudiante determinado logre un dominio completo de un tema antes de pasar al siguiente. Con cada vez más datos, la IA hará que el aprendizaje sea mucho más efectivo, atractivo y divertido.

En este aprendizaje infundido con IA, los maestros serán mentores humanos y conectores para los estudiantes. Los profesores humanos serán la fuerza impulsora para estimular el pensamiento crítico, la creatividad, la empatía y el trabajo en equipo de los estudiantes. Y el maestro será un esclarecedor cuando un estudiante esté confundido, un confrontador cuando el estudiante sea complaciente y un consolador cuando el estudiante esté frustrado: roles que la IA no puede desempeñar, aún….

Aumentando nuestra vida hogareña

Cuando dejemos la escuela y el trabajo, la IA nos estará esperando en casa, abriendo nuevos mundos de entretenimiento envolvente y brindando una experiencia virtual indistinguible del mundo real. Combinado con tecnologías como la realidad virtual (VR), la realidad aumentada (AR) y la realidad mixta (MR), los límites entre la vida real, las comunicaciones remotas, los juegos y las películas se difuminarán. Para el 2050, podremos enseñar ciencia a los niños al hacer que interactúen con Albert Einstein y Stephen Hawking virtuales, y usar la realidad virtual para diseñar un tratamiento

especializado para problemas psiquiátricos. La IA se convertirá en nuestra compañero y cuidador doméstico, sin embargo, la IA no podrá darnos el amor de verdadero.

Problemas y soluciones

 A medida que nuestra generación sea testigo del comienzo de la revolución de la inteligencia artificial, también nos veremos obligados a lidiar con las desventajas de esta nueva tecnología, en la que ya estamos sumergidos. La IA, como todas las tecnologías, puede ser un arma de doble filo. Estos problemas incluyen privacidad, prejuicios y seguridad.

Como resultado, muchos sienten que las regulaciones gubernamentales son la única solución. Si bien las regulaciones son necesarias, creo que es igualmente importante buscar mecanismos del sector privado y nuevas soluciones tecnológicas para resolver estos problemas e incentivar a las empresas a construir una IA responsable. Los emprendedores e inversores deben explorar nuevas formas de alinear el interés corporativo en el beneficio y el impacto social y medioambiental que podemos soluciones con estas tecnologías, creando verdaderas empresas de impacto social. Estoy seguro de que, al combinar la regulación, los mecanismos del sector privado y las soluciones tecnológicas, se abordarán los riesgos y vulnerabilidades inducidos por la IA, de manera similar a cualquier otro tsunami tecnológico que hayamos experimentado.

La IA será tan desafiante como emocionante. La IA creará servicios eficientes que nos devolverán nuestro recurso más valioso: el tiempo. Se hará cargo de las tareas rutinarias y nos liberará para realizar trabajos más estimulantes o desafiantes. Los seres humanos trabajarán simbióticamente con la tecnología, con la IA realizando análisis cuantitativos, optimización y trabajo de rutina, mientras que los seres humanos contribuimos con nuestra creatividad, estrategia y pasión. La productividad de cada ser humano se ampliará, lo que nos permitirá realizar nuestro potencial. Democratizará el acceso a la formación y la sanidad universal. Somos la generación que heredará la riqueza sin precedentes de la IA, por lo que también debemos asumir la responsabilidad de reescribir el contrato social y reorientar nuestras economías. Pero si lo hacemos, y si comenzamos a planificar el futuro ahora, la IA creará oportunidades económicas sin precedentes, salvará millones de vidas y no empujará a pensar más profundamente sobre lo que realmente nos hace humanos.

Fuente: Time & libro AI 2041: Diez visiones para nuestro futuro de Kai-Fu Lee y Chen Qiufan

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso