El tsunami de los seniors

Estamos viviendo un tsunami demográfico: la esperanza de vida aumenta en la mayoría de países y cada vez más porcentaje de la población tiene 65 años. Esto puede tener consecuencias negativas en nuestra economía, si no sabemos cómo integrar la sabiduría y experiencia de los seniors en la misma.

El mundo está envejeciendo rápidamente. Los españoles mayores de 65 años ahora representan el 19% de la población y representarán el 31% de cara a 2035. En China, el gran número de personas nacidas antes de que se introdujera la política de un bebé en 1979 está envejeciendo a la población, aún más cuando los grupos de edad más jóvenes se reducen. Otros países son incluso mayores. Japón lo lidera, más de una cuarta parte de su población tiene 65 años o más, pero Alemania, Italia, Finlandia y gran parte del resto de la Unión Europea, no están muy lejos. Una cuarta parte de las personas en Europa y América del Norte tendrá 65 años o más en 2050.

Esta tendencia está siendo impulsada por tasas de fertilidad más bajas (las mujeres en casi todos los países tienen menos bebés) y una vida más larga. Si bien la esperanza de vida ha disminuido su aumento en algunos países avanzados en los últimos años, continúa su tendencia al alza en todo el mundo. En promedio, se espera que un bebé nacido hoy en Japón viva hasta los 87 años.

Esperanza-de-vida-2-Angel-Bonet-Tecnologia-desarrolloNo solo está envejeciendo la población en general; probablemente pasarás mucho más tiempo de tu vida siendo viejo. En 1960, si tenías 65 años, podrías esperar vivir alrededor de 79 años. Hoy en día, se espera que vivas cerca de 85. Si ya tienes 75 años, debes esperar vivir hasta 87.

Es un gran “tsunami” que está cambiando nuestra economía, nuestros valores sociales y culturales e incluso la forma en que percibimos y planificamos nuestras vidas.

La sabiduría convencional es que una población que envejece es tóxica para el crecimiento económico. ¿Quién hará todo el trabajo? ¿Cómo pagaremos todos los programas médicos y de asistencia social de esas personas mayores? A los economistas nos gusta llamarlo índice de dependencia: el tamaño de la población en edad de trabajar en relación con los que son demasiado viejos (o demasiado jóvenes) para tener un trabajo. Y nos gusta mostrar proyecciones aterradoras de cómo esta crisis demográfica nos está llegando.

“El envejecimiento de la población podría desacelerar el crecimiento económico en 1,2 puntos porcentuales en esta década y 0,6 puntos porcentuales en la próxima”

Las advertencias suenan horribles, el tsunami gris, el acantilado demográfico, la bomba del tiempo demográfica. Pero quizás lo que realmente no está envejeciendo bien es la inquietud por una crisis inevitable.
Angel Bonet Tsunami seniors

Las sociedades que envejecen no están peor

La verdad es que los economistas no nos ponemos de acuerdo acerca de cómo nos afectará el envejecimiento de la población.

Algunos economistas de Harvard, lo califican de gran impacto y económicamente significativo. Han llegado a calcular, sobre la base de datos de 1980 a 2010, que un aumento del 10% en la población de 60 años o más ha disminuido el crecimiento del PIB per cápita en un 5,5% en USA. Significa, que, si el pasado es una lección, el envejecimiento de la población podría desacelerar el crecimiento económico en 1,2 puntos porcentuales en esta década y 0,6 puntos porcentuales en la próxima. Algo de esto se debe a que hay menos personas trabajando, pero dos tercios se deben a que la fuerza laboral es menos productiva en promedio.

También advierten que las proyecciones se basan en tendencias históricas y pueden no ser predicciones precisas. Su suposición es que la productividad ha caído a medida que la población envejece porque las personas más calificadas y experimentadas se han ido en mayor número, ya que son más exitosas y más ricas y pueden darse el lujo de jubilarse. Si tienen razón, no es que los trabajadores se vuelvan menos productivos a medida que envejecen, sino que los más productivos dejan de trabajar. Esto significa que una gran caída en la productividad no es inevitable. Las nuevas tecnologías y políticas comerciales pueden hacer que las personas con talento trabajen más tiempo.

Otros economistas del MIT afirman que hay muy poca evidencia de que las sociedades que envejecen estén peor económicamente. Mirando los datos del PIB de 1990 a 2015 de Estados Unidos, economistas de la Universidad de Boston no encontraron correlación entre el envejecimiento demográfico y la desaceleración del crecimiento económico. De hecho, países como Corea del Sur, Japón y Alemania, todos con poblaciones que envejecen rápidamente, en realidad lo están haciendo bien. ¿Una posible razón? Automatización. Los países con mano de obra envejecida han sido más rápidos en adoptar robots industriales para compensar. El impulso resultante para la productividad es suavizar la fatalidad y la tristeza en torno al envejecimiento. No obstante, no estamos lo suficientemente preparados para saber qué sucede cuando la sociedad envejece, y no sabemos cómo surfear el tsunami.

Vivir mejor, pero no más

El aumento de la esperanza de vida en los últimos cien años ha sido uno de nuestros grandes logros tecnológicos. A principios del siglo XX, la esperanza de vida promedio era de alrededor de 50; en 1960 era 70, y en 2010 era casi 80. La mayor parte del progreso inicial se debió a mantener a los niños más saludables: en 1900, casi uno de cada cuatro falleció antes de los 10 años. Más tarde se produjo un progreso en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, lo que permite a la mayoría de las personas vivir hasta los 70 años.
Pero no esperes que esta notable carrera continúe. La esperanza de vida promedio se está estabilizando y parece estar llegando a un límite de poco más de 80. Estamos cerca de nuestro límite superior para vidas medias, posiblemente podemos aumentarlo de 80 a 85, pero no se visualiza que progrese, a no ser que los desarrollos científicos, aún por llegar, rompan esa barrera.
Una cosa que no hemos podido hacer es intervenir para retrasar el proceso de envejecimiento. Pero una primera ola de fármacos antienvejecimiento prometedores, el resultado de varias décadas de avances en la comprensión de la biología del envejecimiento, se está probando en humanos. No nos dejarán vivir para siempre; probablemente ni siquiera nos dejen vivir más, pero podrían ayudarnos a mantenernos saludables por más tiempo en la vejez.
Por ahora, la esperanza de estas moléculas, los que activan proteínas llamadas sirtuinas y medicamentos «senolíticos» que limpian las células dañadas y envejecidas, pueden ayudar con las enfermedades relacionadas con la edad.

Angel Bonet Tsunami seniors 2

Si alguno de ellos tiene éxito, validará una idea que podría cambiar la medicina: que es posible atacar ciertas enfermedades interviniendo en procesos naturales de envejecimiento, en otras palabras, tratando el envejecimiento en sí mismo para desacelerar las causas contribuyentes de la enfermedad. Los científicos imaginan que estas drogas eventualmente ayudarán a las personas mayores a medida que se vuelven frágiles y discapacitadas, vulnerables a una enfermedad tras otra, básicamente, cuando el cuerpo comienza a desmoronarse.

Algunos de estos compuestos prometedores ya han extendido drásticamente la vida útil de la levadura, gusanos y roedores, pero todavía estamos muy lejos de realizar tales trucos de longevidad en humanos.

“Aunque el envejecimiento es inevitable, volverse improductivo no lo es. Tenemos que actuar con altura de miras en este tsunami demográfico e integrar en nuestra economía la sabiduría de nuestros seniors”

Las afirmaciones de que el envejecimiento en sí mismo es una enfermedad que puede curarse son buenas para atraer la atención y el dinero para la investigación: ¿quién no quiere vivir para siempre? Es difícil pensar que los inversores de Silicon Valley como Peter Thiel y Larry Page inviertan dinero en investigaciones antienvejecimiento si la recompensa fuera simplemente para hacerte menos frágil a los 80 años. Pero la idea del envejecimiento como patología crea una promesa engañosa. A pesar de los valiosos avances de varias décadas, todavía estamos lejos de ser una «cura» y ni siquiera sabemos realmente cómo sería una cura.

Miedo a nuestros mayores

Han pasado 12 años desde que el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, afirmó que «los jóvenes son más inteligentes» y casi una década después de que el multimillonario capitalista de riesgo Vinod Khosla dijo a una audiencia: «Las personas menores de 35 años son las personas que hacen que el cambio suceda», y agregó: «Las personas mayores de 45 años básicamente mueren en términos de nuevas ideas».
Hay pocas señales de que Silicon Valley y las principales capitales económicas del mundo, esté cambiando su tono. Múltiples empresas tecnológicas se han enfrentado a demandas por sesgo de edad, como Google, por no contratar a un programador de 60 años (la compañía ha crecido de 9,500 a 28,000 personas de 2007 a 2013 con una edad promedio de 29 años, con un promedio de edad en EE. UU. de alrededor de 42 años)
Algunas investigaciones académicas indican que se equivocan al fichar solo gente joven. En un estudio riguroso que analizó a 2,7 millones de fundadores de empresas, economistas del MIT, la Oficina del Censo de los EE. UU. Y la Universidad de Northwestern concluyeron que los mejores empresarios son de mediana edad. Las nuevas empresas de más rápido crecimiento fueron creadas por fundadores con una edad promedio de 45 años. En un artículo de 2018 descubrieron que un empresario de 50 años tenía casi el doble de probabilidades de construir una empresa altamente exitosa que una de 30 años.

Angel Bonet Tsunami seniors 3

Sin embargo, incluso si no cambian las nuevas empresas sus ideas sobre el envejecimiento, es fundamental que lo haga nuestra sociedad en general. Si no podemos extender los períodos de salud y reducir los costos de atención médica, si no podemos aumentar la productividad e integrar a los trabajadores de más edad de manera más efectiva y si no podemos abordar las disparidades que desafían a tantas comunidades que envejecen, el costo para la sociedad será impresionante.

El daño no solo será económico. El impacto financiero y emocional para los trabajadores de más edad que no pueden encontrar un trabajo debido a prejuicios es devastador para las familias y las comunidades. Y es un dolor causado por nuestro propio pensamiento estrecho e imaginación limitada. El envejecimiento es un prejuicio particularmente pernicioso porque es un miedo a nosotros mismos. Todos vamos a envejecer (si tenemos suerte) y morir.

Pero, aunque el envejecimiento puede ser inevitable, volverse improductivo no lo es. Podríamos estar enfrentándonos un tsunami demográfico, por lo que tenemos que actuar con altura de miras e integrar inteligente la sabiduría y la experiencia de nuestros seniors, en la nueva economía.

Deja un comentario

Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso