El tsunami tecnológico y los Gobiernos

Esta semana he empezado mi ronda de promoción de mi libro solidario “El tsunami tecnológico”, y todos los periodistas que me han entrevistado estaban preocupados por el mismo tema, el impacto de esta revolución tecnológica en los Gobiernos y su papel.

Los gobiernos son uno de los últimos baluartes de la revolución tecnológica y se están quedando atrás rápidamente. Además de su lucha por mantenerse al día con la digitalización del sector privado, los gobiernos de todo el mundo se encuentran en una crisis de confianza.

El barómetro Edelman Trust reveló el año pasado que el 41 por ciento de la población mundial desconfía de los gobiernos de sus naciones.

En este estudio, el 67% de los encuestados en España considera que el sistema está fallando y el 25% no está seguro de que funcione. La pérdida de fe en el sistema se ha registrado en uno de cada dos países analizados, tratándose de un fenómeno característico de países con democracias de tipo occidental. Por ejemplo, en Francia e Italia, los porcentajes han sido superiores, situándose en ambos casos en un 72%.

El rol de un gobierno es fundamental para aliviar la traumática transformación social y empresarial que vamos a vivir en las próximas décadas

En muchos casos, el sector privado, particularmente la tecnología, está impulsando un mayor progreso en temas específicos de regulación como el cambio climático que los propios líderes estatales. Y a medida que los sistemas descentralizados, la interrupción digital y el liderazgo del sector privado toman el mundo por asalto, las formas tradicionales de gobierno comienzan a temer su irrelevancia.

Sin embargo, el rol de un gobierno bien preparado para el tsunami tecnológico es fundamental para aliviar la traumática transformación social y empresarial que vamos a vivir en las próximas décadas.

Para ello, es crítico la organización de “think tanks” locales e internacionales, que asesoren a los gobiernos en cómo actuar ante esta situación y líderes preparados para entender el nuevo mundo que estamos construyendo y su rol como regulador, que no fiscalizador.

En este sentido países como Estonia y los Emiratos Árabes Unidos han empezado un interesante camino hacia el gobierno digital, potenciado por una serie de tecnologías disruptivas.

Las tres principales tendencias actuales del Gobiernos del futuro son:

  1. Gobierno digital.
  2. Servicios de Inteligencia Artificial y su regulación
  3. Transparencia reforzada por blockchain

 

  1. Gobierno Digital

Los estados y sus gobiernos siempre han estado atados a territorios físicos, y los servicios públicos a menudo se prestan a través de instituciones tradicionales. Sin embargo, la infraestructura y los servicios del sector público pronto se alojarán en servidores, separados de la forma física y terrestre.

Estonia es el único gobierno del mundo que está completamente operativo en la nube. Puedes e-visitar las numerosas incubadoras, aceleradores y espacios de trabajo conjunto, como el hogar de la comunidad de empresas estonia Lift99 o el Centro de Negocios e Innovación de la Universidad de Tecnología de Tallin (TTÜ).

Estonia podría dirigir su gobierno casi en su totalidad en un servidor. A partir de la década de 1990, el gobierno de Estonia ha cubierto la nación con conectividad de datos de ultra alta velocidad, y ha tendido enormes cantidades de cable de fibra óptica. Desde 2007, los ciudadanos pueden votar desde sus salas de estar.

Con la ley digitalizada, Estonia firma políticas en vigor utilizando firmas digitales criptográficamente seguras, y cada etapa del proceso legislativo está disponible para los ciudadanos en línea.

El registro de atención médica de ciudadanos está en Blockchain, lo que permite a los pacientes poseer y acceder a sus propios datos de salud desde cualquier lugar del mundo (radiografías, recetas digitales, notas de casos médicos) y controlar quién tiene acceso.

Hoy en día, la mayoría de los bancos han cerrado sus oficinas, ya que el 99 por ciento de las transacciones bancarias se realizan on line. Y para 2020, el impuesto electrónico estará completamente automatizado con el nuevo portal de la Junta de Impuestos y Aduanas de Estonia, lo que permitirá a las empresas y las autoridades fiscales intercambiar datos automáticamente.

Y i-Voting, los tribunales civiles, los registros de tierras, los bancos, los impuestos y las innumerables instalaciones electrónicas permiten a los ciudadanos acceder a casi cualquier servicio gubernamental con una identificación electrónica y un PIN personal on line.

Pero quizás el avance más revolucionario de Estonia es su residencia electrónica recientemente introducida. Con más de 30,000 residentes electrónicos, Estonia emite identificaciones electrónicas a residentes globales en cualquier parte del mundo. Si bien la residencia electrónica no otorga derechos territoriales, más de 5,000 residentes electrónicos ya han establecido compañías dentro de la jurisdicción de Estonia.

Después de registrar compañías on line, los empresarios pagan impuestos automatizados, calculados en minutos y transmitidos al gobierno estonio con una facilidad sin precedentes.

Las implicaciones de la e-residencia y la gobernanza digital son enormes. Al igual que con cualquier software, el código de fuente abierta para el gobierno digital podría copiarse perfectamente a un costo casi nulo, reduciendo la barrera de entrada para cualquier grupo o movimiento que busca un estado.

Es posible que pronto veamos el auge de los ecosistemas que rigen la competencia, cada uno de los cuales está probando nuevas infraestructuras y servicios electrónicos públicos para competir con los gobiernos principales para pagar impuestos a los ciudadanos.

¿Y qué mejor para acelerar la gobernanza digital que la inteligencia artificial?

 

  1. Servicios de Inteligencia Artificial y su regulación

El año pasado, los Emiratos Árabes Unidos se convirtieron en la primera nación en nombrar un Ministro de Estado para Amnistía Internacional, con el objetivo de digitalizar los servicios gubernamentales y reducir a la mitad los costos anuales. Entre las iniciativas de múltiples sectores, los Emiratos Árabes Unidos esperan desplegar policías robóticos para 2030.

Mientras tanto, el Reino Unido ahora tiene un Comité Selecto de Inteligencia Artificial , y el mes pasado, los líderes mundiales se reunieron en la Cumbre Mundial de Gobiernos para discutir las directrices para la regulación global de AI.

  1. Transparencia reforzada por blockchain

Sin lugar a dudas, junto con AI , el mayor disruptor del gobierno es el blockchain. Basándose en una red descentralizada de nodos, blockchain puede verificar de forma segura las transacciones, firmas y cualquier información. Esto hace que sea esencialmente imposible para los piratas informáticos, empresas, funcionarios o incluso gobiernos falsificar información.

Como era de esperar, muchas elites del gobierno son, por lo tanto, lentas para adoptar la tecnología, por temor a la responsabilidad impuesta. Pero los beneficios de blockchain para el gobierno pueden ser demasiado grandes como para ignorarlos.

Es realmente difícil experimentar con nuevas formas de gobierno. No es que haya nuevos países esperando ser descubiertos donde podamos comenzar de nuevo. Y con las burocracias atrincheradas y los actores industriales dominantes, cambiar la forma de gobierno de una nación existente es extremadamente difícil y generalmente solo ocurre en tiempos de crisis o de revolución total.

Tal vez desarrollemos y exploremos nuevas formas de gobierno en el mundo virtual, o quizás en última instancia, a medida que nos movemos de la tierra a Marte y las colonias espaciales, tendremos otra oportunidad para comenzar de nuevo.

Pero, sin lugar a dudas, el 90 por ciento o más de los procesos políticos actuales se remontan al pasado, y se muestran obsoletos en términos de velocidad y eficiencia, a las nuevas necesidades de los ciudadanos.

En última instancia, habrá un cambio a los gobiernos digitales habilitados con la transparencia de blockchain, y redefiniremos la relación entre los ciudadanos y el sector público.

Algún día espero que i-vote permita a cualquier persona participar en política, y los gobiernos basados ??en la nube comenzarán a competir en servicios electrónicos. A medida que cuatro mil millones de mentes nuevas se conecten en línea en los próximos años, las personas pronto tendrán la oportunidad de elegir su gobierno y ciudadanía preferidos digitalmente, independientemente de su lugar de nacimiento.

En 50 años, ¿cómo serán nuestros gobiernos? ¿Tendremos un orden interplanetario o una multitud de ecosistemas de gestión pública? ¿Las ciberocracias dominarán nuestros mundos físicos con inteligencia artificial y blockchain permitirán una democracia de mentalidad bidireccional con el ciudadano?

Las posibilidades son infinitas, y solo nosotros podemos configurarlas.

Fuente: Singularity University

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso