El villano del planeta: el Dr. NO

El gran problema de nuestro planeta, que está enfermo y sujeto a grandes desequilibrios económicos, no es una persona, sino miles. Llamamos Dr. No a todos aquellos que, aferrados a las viejas costumbres, están evitando su evolución. Tenemos la posibilidad de avanzar notablemente en cuanto a calidad y bienestar, gracias a la transformación tecnológica, y no lo estamos aprovechando lo suficiente

Todo gran hecho histórico tiene un gran enemigo o villano. En la actualidad estamos viviendo una época de gran trascendencia y que puede proporcionar a la sociedad un avance en calidad de vida y bienestar como nunca antes habíamos vivido gracias a la transformación tecnológica o, por lo contrario, destruir nuestro hábitat natural y condenarnos a un mundo inhabitable. Y como siempre tenemos a nuestro villano, pero esta vez no está encarnado en una persona, sino en miles… hablamos del Dr. NO.

El Dr. No, es aquel empresario, ejecutivo o político que, conociendo o no los beneficios y el impacto de la transformación tecnológica, se aferra a sus “viejas” costumbres e impide su evolución. Son personas ancladas en el YO y que carecen de sentido de la objetividad, para darse cuenta de que el mundo requiere evolucionar y que ellos –y sus empresas e instituciones– han de cambiar.

“Desde el pasado 29 de julio vivimos en deuda ecológica con el planeta”

Como ya he publicado en anteriores posts, la humanidad se enfrenta a grandes retos imprescindibles para su evolución y desarrollo como el agua, la sanidad, la educación, la energía, la pobreza, la alimentación, etc… y solo las tecnologías disruptivas como el IOT, el 3D print, la Bio y nano tecnología, la robótica, etc… lo podrán solucionar. Requerimos que todas las empresas e instituciones del mundo desarrollen estas tecnologías, así como que adapten sus sistemas productivos hacia una economía más sostenible y social.

El mundo tiene unos desequilibrios económicos intolerables y nuestro planeta está enfermo: es urgente cambiar para garantizar el futuro de nuestros hijos. Pero el Dr. No es muy obstinado y no quiere escuchar. ¿Por qué ha de cambiar, si le va bien? Prefiere mirar hacia otro lado sobre este gran problema social, que arriesgarse a perder su estatus de confort. Cambiar significa esfuerzo, generosidad y caridad, y lamentablemente no todo el mundo posee estas cualidades.

“Hemos de conseguir que el Dr. No se convierta en el Dr. Sí

De lo que no se da cuenta en Dr. No, es que al cambiar no solo participaría de la evolución del mundo, sino que le aportaría más allá del beneficio empresarial o económico: un beneficio espiritual impagable, y una felicidad plena, que probablemente jamás haya experimentado.

Angel-Bonet-3-ecologia-cambio-climatico-tecnologias-empresasYo soy un agente del cambio y conozco a muchos como yo, dispuestos a combatir al Dr. No.

No podemos permitir que el pasado y las “malas“ costumbres frenen la evolución del planeta, y tenemos la obligación de transmitir y difundir estos conocimientos al resto.

También tenemos la obligación como consumidores de cambiar nuestros hábitos de consumo y concienciarnos con nuestros actos del impacto que tenemos en el futuro del planeta. Plataformas como “Slavery footprint” ayudan a que nos demos cuenta de que, con nuestros actos de consumo diario, alimentamos o combatimos a Dr. No. En este caso analizando el número de esclavos que “apoyamos” dependiendo las marcas o tipo de consumo que hacemos…

Desde hace pocos días, concretamente desde el 29 de julio, vivimos en deuda ecológica con el planeta, lo que significa que hemos agotado todos los recursos que la tierra podía renovar en un año, según www.footprintnetwork.org.

Hemos de asumir nuestro rol de agentes del cambio, y desde nuestra posición de consumidor, padre, hijo, hermano, trabajador, ejecutivo o funcionario, aportar nuestro granito al cambio. Hemos de conseguir que el Dr. No se convierta en el Dr. Sí. De lo contrario, comprometeremos nuestro futuro y el de nuestros hijos.

¡Nunca antes en la historia de la humanidad habíamos tenido tan cerca la posibilidad de proporcionar tanto bienestar a tanta gente el mundo, hagámoslo!


 

“Ets autem fides credere quod nondum vides; cuius fedei est videre quod eredis”:
(La fe es creer lo que no se ve, la recompensa de tu fe es ver lo que se cree)

San Agustín

 

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso