Haz posible lo imposible. Vicente Ferrer

Esta semana hemos podido disfrutar de la película de Vicente Ferrer por Televisión, interpretada magistralmente por Imanol Arias. Vicente Ferrer obtuvo el premio al Español universal 1998 de la Fundación Independiente, en la cual participio, entre muchas distinciones. Lamentablemente no estaba en la fundación en esas fechas y no tuve la ocasión de conocerle personalmente, pero mis colegas siempre me han dicho que era una persona “mágica”, con una capacidad de superación increíble.

Vicente Ferrer, nació en mi tierra, Barcelona el 9 de abril de 1920 y falleció en Anantapur el 19 de junio de 2009.

En su juventud entra a formar parte de la Compañía de Jesús con la ilusión de cumplir su mayor deseo y desarrollar su vocación: la de ayudar a los demás, como buen católico.

En 1952, llega a Mumbai como misionero jesuita para completar su formación espiritual, y allí mantiene su primer contacto con la India. A partir de entonces, dedicará su vida a trabajar para erradicar el sufrimiento de las personas más pobres de ese país.

Lamentablemente, su labor genera muchas suspicacias entre los sectores dirigentes, que ven en él una amenaza a sus intereses y consiguen una orden para expulsarle del país. Ante este hecho, más de 30.000 campesinos y campesinas, secundados por intelectuales y una élite política y religiosa india, se movilizan en una marcha de 250km, desde Manmad hasta Mumbai, para protestar por esa orden de expulsión.

En una entrevista con Vicente, la entonces primera ministra india Indira Gandhi reconoce su gran labor y se compromete a buscar una solución. Como garantía envía este salomónico telegrama: «El padre Vicente Ferrer se irá al extranjero para unas cortas vacaciones y será bien recibido otra vez en la India.»

En 1968, Vicente abandona la India, rumbo a España. Tres meses después consigue el visado de nuevo, gracias al interés personal de Indira Ghandi y se instala en Anantapur (Andhra Pradesh), ante la prohibición de hacerlo en Maharashtra. A su llegada a la árida región, una de las más pobres del país, retoma su lucha y vocación de ayudar a las personas más desfavorecidas. En 1970 deja la Compañía de Jesús y crea, junto a quien se convertirá en su esposa unos meses más tarde, Anne Perry, la Fundación Vicente Ferrer.

Desde ese momento, y hasta su muerte en junio de 2009, Vicente Ferrer lideró un proyecto que, hoy en día, continúa vivo gracias a un equipo de cerca de 1.900 personas y al apoyo de más de 140.000 colaboradores.

Actualmente un equipo de casi 2.400 personas (de las cuales el 99% son naturales de Anantapur) ejecuta el programa de desarrollo que la organización lleva a cabo –el más innovador en la historia de la India- y que cubre 3.093 pueblos y beneficia a casi tres millones de personas.

Cuando uno repasa la vida de Vicente Ferrer, se da cuenta de que todo es posible, si lo que se persigue es “genuino”. Con esfuerzo, paciencia y tesón no hay metas imposibles. También es digno de destacar, como frente a alguien maravilloso y auténtico, haya tanta gente a su alrededor dispuesta a sabotearle y complicarle la vida. En general el ser humano teme a los “extraordinarios”, hay tanta gente mediocre que no entiende la generosidad, le produce miedo, y ese miedo hace rechazar a este tipo de genios.

Eso ocurre todos los días en la vida cotidiana y en las empresas, los mediocres temen a los visionarios, emprendedores, solidarios, a aquellas personas que persiguen sueños que hacen la vida mejor y que pueden cambiar el status quo.

Lo que nos enseña Vicente Ferrer, es que  no hay que desfallecer, que si uno cree un ideal, y eso es bueno para los que le rodea, hay que seguir y seguir. Él se enfrentó a su fe, a las autoridades e incluso a sus propios colaboradores, pero nunca abandonó su sueño.

La clave de hacer posible lo imposible, es fijar muy claro el rumbo y no desfallecer, luchar contra viento y marea, y tener paciencia, porque sin duda aparecerán los problemas, pero al final la gente genial siempre tiene recompensa.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso