Just in talent

El Just in Time se originó en Japón. Se aplicó por primera vez por la empresa de automóviles Toyota que empezó a utilizar esta técnica en los primeros años de 1950. El objetivo que perseguía este sistema era reducir hasta eliminar todos los elementos que no se necesitasen en el área de producción. Este tipo de proceso se utiliza para aminorar gastos nunca imaginados y cumplir con las necesidades de tiempo de los clientes a los costos más competitivos posibles. Debido a las escasas dimensiones en cuanto a territorio con las que cuenta Japón, el espacio físico era uno de los factores más valorados.

70 años después, nos enfrentamos a un problema mucho mayor que el del espacio o dar servicio más rápido a los clientes. La falta de talento en el planeta para hacer frente a las necesidades que tienen las empresas, ante la revolución tecnológica, social y medioambiental que estamos viviendo.

Un nuevo y extenso informe de Korn Ferry concluye que para 2030, más de 85 millones de puestos de trabajo podrían quedar sin cubrir porque no hay suficientes personas capacitadas para ocuparlos. A esto hay que sumar el espectacular auge que están teniendo los freelances en el mundo. Tan solo en EEUU ya representan el 35% de toda la fuerza laboral (57 Millones de personas) y todos los estudios y estadísticas apuntan que tras el COVID-19, las nuevas generaciones, buscan un modelo de trabajo más flexible y compaginable con la vida personal, con lo que sin duda los freelances se van a disparar en todo el mundo de manera exponencial, hasta cifras inimaginables.

Nos encontramos ante la tormenta perfecta. Tenemos una necesidad imperiosa de nuevos perfiles y talento en las organizaciones, y escasez a la vez que falta de interés de los nuevos profesionales de trabajar full time en las organizaciones. En pocas palabras, los mejores profesionales jamás trabajaran en tu empresa.         

Si esto se cumple, las organizaciones están condenadas a tener equipos propios más pequeños, con modelos organizativos muy ágiles, y así, quitar complejidad y burocracia, a la vez que se implementan procesos de IA (inteligencia artificial) y robótica para poder suplir esa falta de talento. Pero obviamente no será suficiente.

Todos los que hemos liderado proyectos empresariales sabemos que una de las claves del éxito es precisamente el talento. Así que no queda más remedio que empezar a implementar políticas de RRHH basadas en el Just in Talent. Es decir, tener una red mundial de expertos a nuestra disposición, que podamos contratar en cualquier momento, sin importar su ubicación o su predisposición a viajar.

Este nuevo modelo organizativo, que combina las viejas fórmulas jerárquicas y políticas de RRHH basadas en la captación y retención de talento, con el trabajo con freelance, Just in Talent, necesitará sin duda de nuevas fórmulas para poder trabajar mucho más por proyectos, que, por departamentos, y donde la planificación, los Kpis, y la información, serán vitales, para poder gestionar eficientemente, perfiles tan distintos, de culturas tan distintas, dispersos por todo el planeta.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso