La corrupción, el sistema de los mediocres.

La corrupción, el sistema de los mediocres.

imagesYa hace meses que quería escribir sobre la corrupción, pero el caso Bárcenas me ha animado definitivamente.

Es sumamente desalentador darse cuenta que nuestra clase Política sea tan corrupta, pero que nadie se lleve a engaño, siempre ha sido así. De hecho creo que es parte de la condición humana, y especialmente de nuestra sociedad actual.

También me da que reflexionar cuando la última encuesta de CIS, según la opinión pública, solo el 17,7% de los Españoles les preocupa en primer lugar la corrupción. Me sorprende que preocupe tan poco, aunque bien mirado tiene sentido, cuando está tan arraigado en la sociedad Española, en nuestra cultura. Me explicaré: está plenamente aceptado en nuestra sociedad que mentir y engaña a los demás, para ahorrar dinero o ganas más. Somos el país del mundo con más piratería (según Nielsen, el 42% de los internautas). ¿Quién no ha descargado alguna vez una canción pirata, un video o ha instalado un software ilegal en su PC? ¿Quién no ha intentado alguna vez regalar algo a un profesor, proveedor o funcionario para conseguir un trato de favor, más allá de sus capacidades objetivas o habilidades? Y eso no es lo peor, lo grave es que no lo vemos mal. Nos parece normal robar o chantajear, que es lo que realmente hace una gran parte de nuestra sociedad.

¿No es triste que la única forma de que la población cumpla con el límite de velocidad en las carreteras, y así salvar vidas, sea acribillarnos a radares, y aún así muchos se instalen antirradares?.

¿No es sorprendente que en la amnistía fiscal hayan aparecido 10.000 millones no declarados? ¿Cuántos no han engañado alguna vez a la hacienda pública? Según los últimos datos el 25% de la economía española es informal, no paga impuestos, es decir ROBAN a los que sí los pagamos.

Con esto no quiero justificar lo que hace la clase política, simplemente quería buscar la base del problema, y se llama ética y cultura. ¿Qué le estamos enseñando a nuestros hijos, cuando en nuestro día a día, está repleto de pequeños detalles, «no éticos»? Pues qué todo vale, para conseguir las metas… Y luego pasa lo que nos pasa.

Sé qué alguno qué estará leyendo este artículo pensará, yo no, o seguro que alguien no. Y tiene razón. Pero entonces me pregunto. ¿No conoces a nadie que haya sido corrupto alguna vez, o poco ético? Seguro que sí. ¿Y porque no lo denunciaste? ¿Por qué no le dirígete: «eso no se hace»?. Es tan corrupto el que lo hace, como el que lo acepta o el que lo sabe y mira para otro lado.

Cuanta gente sabía lo de Bárcenas, lo de Urdangarín, lo del Palau…. Cientos, miles, y nadie dice nada…..

Nuestra  joven democracia, se ha construido en base a los favoritismos, relaciones y en muchas ocasiones corruptelas. Es imprescindible, desde mi punto de vista, cuatro actuaciones urgentes:

 

1o crear y reforzar una oficina anti fraude, y que limpie de forma ejemplar todos los casos de corrupción Política, de manera rápida, caiga quien caiga.

2o reformular la constitución, para separa el poder político, del institucional, judicial y empresarial.

3o crear una oficina de buenas praxis empresariales, donde se forme a los empresarios y ejecutivos, en buenas prácticas, y sobre todo se puedan denunciar anónimamente, casos de sobornos, concursos amañados, evasiones de impuestos. etc…

4o desarrollar un ambicioso plan de formación en las escuelas, para los niños y los padres, del A B C, de la ética en las Relaciones humanas.

 

No soy muy optimista a corto plazo. Desde luego mi generación está perdida.

Sólo albergo la esperanza que mis hijos viva en un país donde los políticos, se dedique a gestionar los recursos de manera eficiente y no roben. Que todos paguen sus impuestos. Que puedan trabajar y prosperar en sus trabajos, sin importar sus apellidos o contactos. Que denuncien públicamente los que no lo hagan y todos les respalden. Que cuando alguien soborne o robe, la pague. Y sobre todo, que sepan distinguir entro lo bueno y lo malo, entre la ética personal y las malas prácticas. Sólo de esta manera nuestros nietos serán capaces de vivir en un mejor país, con mayores probabilidades de prosperidad y mejor calidad de vida que nosotros.

 

 

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso