La cultura de la innovación

Innovación, creatividad, experimentación y fracaso. Si centramos la atención en cada uno de estos términos, el único que conlleva una clara connotación negativa es éste último: Fracaso. Pero, ¿qué es el fracaso? El fundador de Honda, Sochiro Honda, lo relaciona directamente con el éxito: «El éxito es un 99% de fracaso».

Surgen entonces varias preguntas: ¿cómo de malo o necesario es un fracaso? ¿Realmente es ésta la palabra para designar al tira y afloja desde que surge una buena idea hasta que ésta toma forma y se concreta en una realidad?

De ahí llegamos a otras consideraciones como: ¿apoyan las empresas este proceso de gestación, -que sí, conlleva necesariamente fracasos-, por el que se alimenta la creatividad de las personas para llegar a crear ideas valiosas, -que ahora sí-, lleven al éxito a una compañía?

Son muchas preguntas, pero todo se hila de acuerdo a una tendencia no muy positiva con respecto al apoyo que las grandes organizaciones hacen de las propuestas a nuevos proyectos: asumen pocos riesgos. Se riega poco o nada la capacidad creativa e innovadora de los equipos. Una paradoja, si nos ponemos a pensar en el tipo de cultura que impera hoy en las grandes corporaciones: la cultura del éxito.

Buscamos triunfar y tocar lo más alto de la cima: ¿pero quién apoya a la persona que se atreve a decir en alto su idea, a tratar de convertirla en algo tangible, aunque ésta no consiga llegar a buen puerto? Y lo que es peor: ¿quién aplaude también la valentía de atreverse antes que el haber llegado a la meta? Otra respuesta clara: nadie.

 

La relación del fracaso y la innovación

Hay que entender que debemos pasar de esa cultura que aplaude los éxitos, para pasar a una cultura de la innovación, aquella que incentiva la creatividad, que asume el riesgo, que entiende el valor del fracaso y que, en último término, aplaude el éxito fruto de una innumerable cantidad de ensayos y errores.

En resumen: la innovación proviene del fracaso, según explica la profesora titular en Gestión de la Innovación y el Emprendimiento en Grenoble (Francia), Severine Leloarne: “Todas las innovaciones de productos grandes e innovaciones de procesos provienen del fracaso”.

Así, la clave para sacar adelante un buen proyecto se define por cómo nos enfrentamos a él, argumenta Laurence Lehman Ortega, profesora afiliada en Estrategia y Política comercial en HEC Paris Executive Education: “En lugar de abandonar una iniciativa fallida, si usted es capaz de entender y aprender lo que salió mal, entonces podrá mejorar su oferta, producto o servicio y volver a intentarlo y, esta vez, ser más creativo e innovador”.

Muchos productos de éxito, como las famosas notas Post-It, han sido el resultado de un experimento fallido. El adhesivo para Post-It se creó por accidente y 12 años después acabó convirtiéndose en un producto alternativo.

Pero, ¿por qué tan pocas organizaciones tienen una cultura en la que la capacidad de fracasar o experimentar sea una parte valiosa de la innovación? ¿Cuáles son las barreras organizacionales ante esta mentalidad? Volvemos al principio: las barreras son todas y la capacidad de entender la figura del fracaso como algo positivo para una compañía es algo casi nulo.

 

Las barreras burocráticas a la innovación

Son más las pequeñas o medianas empresas las que aprenden a entender el valor de asumir riesgos: sí, precisamente las que tienen menos recursos a su disposición, pero sí la voluntad para querer crecer.

Paralelamente, esas barreras ‘burocráticas’ comienzan a derrumbarse poco a poco, o al menos a verse alternativas. “3M, la compañía que según los informes vende 50 mil millones de Post-It en 100 países cada año, permite a sus científicos e ingenieros utilizar el 15% de su tiempo en sus propios proyectos”, comenta Uri Baruchin, jefe de estrategia de The Partners.

Por su parte Adobe está haciendo algo realmente interesante con su esquema de Red Box: Cualquier persona en la organización puede desarrollar una idea y recibir una “caja roja” que incluye las herramientas y técnicas, además de una tarjeta de crédito de $ 500 para probar cosas nuevas aunque no funcionen.

Somos humanos, y como tal reaccionamos con fuerza, con fuerza y mal, a la palabra ‘fracaso’. Pero la esencia está en creer y fomentar la creatividad, y con ello, esa cadena que te lleva a la innovación, creación y al éxito. Es muy complicado probar y conseguir el éxito a la primera, la manera en la que afrontamos y entendemos el fracaso es lo que nos permite mejorar, reformular, y por fin, llegar al resultado esperado. En definitiva: es nuestra ‘voluntad de mejorar’ la que finalmente nos lleva a alcanzar ese éxito.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso