La Felicidad del líder, como hecho diferencial

Un líder feliz, habitualmente consigue mayores éxitos que los infelices, y sobre todo generan a sus alrededor un clima y estado de ánimo a colaboradores y clientes, que marcan la diferencia.

Hablamos acerca de la felicidad, como si se tratara de una cosa a ser descubierta y se pudiera adquirir.
Pero la felicidad no se puede encontrar en el exterior. No es una opción a ser adquiridos o un conjunto de condiciones, sino un estado de ánimo.
La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo, pero han aprendido a sacar lo mejor de lo que tienen.
Los líderes más felices no se centran necesariamente en el éxito o el fracaso, pero saben vivir con una perspectiva diferente – y esa perspectiva hace toda la diferencia.

He aquí cómo viven, aquellos líderes felices:

1. Su vida tiene un propósito y significado.
Si hay un elemento clave de la felicidad, se trata de encontrar un propósito y lo que es significativo. Cuando vives orientado a tu propósito, aunque sea inmaterial, das sentido a todo lo que haces y te centras en lo que más importa.

2. Se concentran en pensamientos positivos.
Incluso con las circunstancias de vida idénticos, la gente infeliz pasan tiempo pensando en los acontecimientos desagradables de sus vidas, mientras que las personas felices tienden a buscar y confiar en la información que aclara su punto de vista personal, rehuyendo de los conflictos y confrontaciones improductivas.  Encontrando razones para ser feliz construye la felicidad.

3. Ellos juzgan sus triunfos y fracasos de la misma manera.
Gente ultra competitiva que siempre necesitan ganar terminan disfrutando de las cosas menos importantes. Si pierden se sienten decepcionados, y si ganan quieren más. Las personas más felices se juzgan a sí mismos por sus triunfos y fracasos; los toman como vienen sin darle mucha importancia para ellos, ni “aireándolos” al resto de sus colaboradores.

4. Ellos priorizan lo importante.
Si tu vida y sus expectativas reflejan lo que más te importa, es probable que seas bastante feliz. Cuando tus objetivos se ajustan a tus prioridades personales, te traen un mayor nivel de satisfacción.

5. No se comparan a sí mismos con los demás.
Muchos de nuestros sentimientos de satisfacción o insatisfacción tienen sus raíces en cómo nos comparamos con los demás. Cuando nos comparamos con los que tienen más, nos sentimos mal. Cuando nos comparamos con los que menos tienen, nos sentimos agradecidos – y, a veces no lo merecemos. Para ser feliz hay que medirse sólo contra tus propios valores y metas.

6. Ellos cultivan relaciones significativas.
Las relaciones se construyen en el aprecio mutuo y el intercambio de amor y afecto crean energía positiva para ambas personas. Reaviva relaciones latentes y toma todas las oportunidades para ampliar la base de la amistad. La gente infeliz se intenta rodear solo por intereses materiales y momentáneos.

7. Ellos invierten en la diversidad.
Así como tú no limitas tu organización a un único proyecto, no hay que depositar todas las metas en un solo evento o elemento de tu vida – ya sea una promoción en el trabajo, una relación perfecta con una persona, o un logro personal. Construye tus sueños y metas en torno a las cosas que son más importantes para ti y permite que te beneficien de las diferentes formas en que contribuyen a tu vida.

8. Están en constante crecimiento.
Las personas más felices y más exitosas nunca dejan de aprender y adaptarse. El mundo estará siempre cambiando, y la capacidad de aprender nuevas habilidades y responder bien a los cambios es fundamental para la felicidad.

9. Ellos hacen lo que dicen que van a hacer.
Nada mata tu entusiasmo como un proyecto a medio terminar o un compromiso descuidado. Incluso si te encuentras en una situación sin salida, mantén tus compromisos y ata cabos sueltos antes de levantarte.

10. Ellos creen en sí mismos.
La felicidad comienza con nuestros pensamientos y ondula hacia nuestro comportamiento. Si quieres ser feliz en tu liderazgo y la vida, deja de buscar en los logros y las circunstancias y comienza a desarrollar la mentalidad de la gente feliz.

He conocidos a muy pocos líderes felices y con la capacidad de generar felicidad a su entorno, y los pocos que he conocido, gracias a Dios hoy son amigos míos. Yo mismo me considero un entusiasta de la vida, y mido el clima de mi oficina por el % de risas que escucho cada día. Lamentablemente hay quien relaciona el buen ambiente con el “divertimento”, y a veces hasta le puede incomodar tanta felicidad. Pues yo les digo a esos «infelices», que no está contrapuesto la felicidad al esfuerzo y la exigencia, todo lo contrario, contra más felicidad más compromiso y entrega. Hay una correlación casi aritmética entre líderes felices, organizaciones felices, excelencia del servicio y éxito.

Fuente : Inc.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso