La filantropía: generador de valor y economía

La filantropía ha estado muy ligada a la empresa familiar y a grandes empresarios durante toda la historia. Si analizamos el Top Ten de los filántropos en el mundo, en la actualidad encontramos nombres como Bill Gates, Warren Buffet, George Soros, Mark Zuckerberg o la  familia Walton (Wallmart). Si nos fijamos en España, encontramos a Amancio Ortega, Esther Koplowitz, familia March y Areces, entre otros.

El término filantropía designa, en general, el amor por el género humano y por todo lo que a la humanidad respecta, expresada en la ayuda desinteresada a los demás.

Etimológicamente, la palabra deriva del griego philos o filosanthropos, que se traducen como “amor” (o “amante de”, “amigo de”) y “hombre”, respectivamente, por lo que filantropía significa “amor a la humanidad”. Su antónimo es misantropía.

Los donativos a organizaciones humanitarias, personas, comunidades o el trabajo para ayudar a los demás (bien sea directamente o a través de organizaciones no gubernamentales con fines no lucrativos), así como el trabajo de voluntario para apoyar instituciones que tienen el propósito específico de ayudar a los seres vivos y mejorar sus vidas son considerados actos filantrópicos, siempre y cuando no estén movidos por intereses.

Filantropia-2-Angel-BonetRadiografía de la filantropía en nuestro país

Si hacemos una radiografía de la filantropía en España, la gran mayoría del capital donado proviene de los ciudadanos en un 65%, donde 2,6 millones de personas aportan unos 800 millones de euros. Las empresas y sus fundaciones aportan unos 85 millones (un 6% del total) y de las 160.000 fundaciones que hay en España muy pocas son familiares y aportan otros 85 millones .

Aun así, todavía nos queda mucho por hacer y resulta vital que la empresa familiar y los grandes patrimonios  sean el motor de la filantropía por el hecho que es el gran generador de valor y economía, muy por encima del estado y las instituciones.

“Los donativos a organizaciones humanitarias, personas, comunidades o el trabajo para ayudar a los demás, si no están movidos por intereses propios, se consideran actos filantrópicos”

Además hoy más que nunca se ha convertido en un elemento estratégico para la empresa familiar, por dos grandes razones:

  • La primera porque “une” a las familiar empresarias (el 70% desaparecen o dejan de serlo antes de la tercera generación). El amor siempre ha sido un elemento integrador y de cohesión.
  • La segunda porque el mercado lo demanda. El nuevo consumidor, más informado y sensibilizado por los problemas sociales y medioambientales del planeta, quiere  que las empresas sean actores activos de este cambio o por lo menos que no contribuyan a empeorarlo (Según un estudio de Forética, el 44% de los consumidores declaran que dejarían de comprar un producto o servicio de marcas o empresas que tuvieran problemas con la sociedad o el medioambiente).

Estoy convencido que las empresas familiares que sobrevivan a la transformación tecnología y la evolución del consumidor, serán aquellas que, entre otras cosas, desarrollen la filantropía y las inversiones de impacto social en el centro de la estrategia de su organización, con lo que conseguirán además de unir a la familia, prosperar el negocio y sobre todo llenarles del corazón de satisfacción por ser actores del cambio y mejores del mundo.

Filantropia-3-Angel-Bonet

 

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso