¿La IA finalmente se está acercando a la inteligencia humana? GPT-3

La Ley de Moore expresa que aproximadamente cada dos años se duplica el número de transistores en un microprocesador. Esto hará que, en el 2023, un ordenador tenga la misma capacidad de inteligencia que un cerebro humano. Sin duda la Inteligencia Artificial se está acercando cada año a ese hito y el reciente lanzamiento del sistema GPT-3 de la empresa OpenAI, así lo acredita.

El sistema GPT-3 puede escribir correos electrónicos, programar códigos de ordenador, crear anuncios de Internet y videojuegos, tocar la guitarra y escribir poemas increíblemente plausibles. Las posibilidades parecen casi infinitas. Presentado en mayo por OpenAI, una empresa de investigación con sede en San Francisco y con un coste estimado de 12 millones de dólares, el modelo contiene 175 mil millones de parámetros de lenguaje: 100 veces más que el prototipo anterior.

Es, para adaptar una frase del pionero informático británico Alan Turing, la máquina de «imitación» más impresionante construida hasta ahora. Turing fue una de las primeras personas en imaginar cómo el mundo sería transformado por máquinas que pudieran pensar. En su artículo de 1950, “Computing Machinery and Intelligence”, explicó que los ordenadores algún día podrían llegar a ser tan buenos como para hacerse pasar por humanos y que sería imposible distinguirlos de los seres humanos. «Podemos esperar que las máquinas eventualmente compitan con los hombres en todos los campos puramente intelectuales», escribió Turing.

“El sistema GPT-3 está exhibiendo destellos de inteligencia REAL”

Tales máquinas de computación universales podrían ganar lo que él llamó el «juego de imitación» al persuadir a una persona en un diálogo electrónico de que estaba interactuando con otro ser humano, aunque algunos ahora argumentan que esta llamada prueba de Turing puede ser más una reflexión sobre la credulidad humana que la verdadera inteligencia de las máquinas. Setenta años después, gracias a la rápida expansión de Internet y los aumentos exponenciales de la potencia informática, nos hemos trasladado a un mundo habilitado por máquinas que amplían incluso la imaginación de Turing. Como resultado de las nuevas técnicas de software, como las redes neuronales y el Deep learning, los informáticos se han vuelto mucho mejores en instruir a las máquinas para que jueguen a la imitación.

Algunos de los que ya han experimentado con GPT-3 dicen que está exhibiendo destellos de inteligencia real, lo que marca un paso significativo hacia el punto final de la IA: inteligencia general artificial (AGI), cuando la inteligencia electrónica coincide con la humanidad en casi todos los dominios intelectuales. OpenAI, dirigida por Sam Altman, el director ejecutivo de OpenAI, de 35 años y una de las nuevas figuras emergentes en Silicon Valley, se ha convertido en una de las organizaciones más inusuales del planeta. Quizás solo comparable con Google DeepMind, la compañía de investigación de inteligencia artificial con sede en Londres dirigida por Demis Hassabis. Sus 120 empleados se dividen en tres “tribus” muy diferentes:

Investigadores de inteligencia artificial, constructores de empresas emergentes y expertos en políticas tecnológicas y seguridad. Comparte sus oficinas de San Francisco con Neuralink, la empresa futurista de interfaz cerebro-computadora. Fundada en 2015 con un compromiso de financiación de mil millones de dólares de varios emprendedores y empresas tecnológicas líderes de la costa oeste, OpenAI cuenta con la misión locamente ambiciosa de desarrollar AGI en beneficio de toda la humanidad. Sus primeros patrocinadores multimillonarios incluyeron a Elon Musk, el mercurial fundador de Tesla y SpaceX (que desde entonces se alejó de OpenAI), Reid Hoffman, el fundador de LinkedIn, y Peter Thiel, el primer inversor en Facebook y Palantir. Fundada inicialmente como una empresa sin fines de lucro, OpenAI ha adoptado desde entonces un enfoque más comercial y aceptó una inversión adicional de mil millones de dólares de Microsoft el año pasado. Estructurada como una empresa con “beneficios limitados”, es capaz de recaudar capital y emitir acciones, una necesidad si se quiere atraer a los mejores investigadores de Silicon Valley, mientras se mantiene en su misión pública rectora sin una presión indebida de los accionistas. Altman asumió el cargo de director ejecutivo el año pasado, habiendo dirigido anteriormente una de las incubadoras de empresas emergentes más exitosas de Silicon Valley, que ayudó a generar más de 2.000 empresas, incluidas Airbnb, Dropbox y Stripe.

Con estos avances, el homo sapiens podría dejar pronto de ser el algoritmo más inteligente del planeta

La revolución de la inteligencia artificial que se está desarrollando en la actualidad, puede tener más consecuencias para la humanidad que las anteriores revoluciones agrícolas, industriales y tecnológicas combinadas. El desarrollo de AGI recalibraría fundamentalmente la relación entre humanos y máquinas, dando lugar potencialmente a una forma superior de inteligencia electrónica. En ese momento, como ha dicho el historiador israelí Yuval Noah Harari, el homo sapiens dejaría de ser el algoritmo más inteligente del planeta. Administrada correctamente, la IA puede transformar la productividad y la creatividad humana, lo que nos permite abordar muchos de los desafíos más complejos del mundo, como el cambio climático y las pandemias. Pero si se maneja mal, la IA solo podría multiplicar muchos de los problemas a los que nos enfrentamos hoy: la concentración excesiva del poder corporativo a medida que las empresas privadas asumen cada vez más las funciones que alguna vez ejercieron los estados nacionales, el aumento de la desigualdad económica y la reducción de las oportunidades, la difusión de información errónea y la erosión de la democracia. Algunos escritores, como Nick Bostrom, han llegado a argumentar que la IA desbocada podría incluso representar una amenaza existencial para la humanidad.

Unas 2.000 empresas han tenido acceso al GPT-3 en una prueba beta privada controlada. Sus aprendizajes a medida que exploran sus capacidades se retroalimentan en el modelo para realizar mejoras adicionales. David Chalmers, profesor de la Universidad de Nueva York y experto en filosofía de la mente, ha llegado a sugerir que el GPT-3 es lo suficientemente sofisticado como para mostrar signos rudimentarios de conciencia. Sin embargo, los usuarios no han tardado mucho en exponer los lados más oscuros de GPT-3 y atraerlo para que arroje un lenguaje racista y sexista.

¿Qué es GPT-3? GPT-3, que significa transformador generativo preentrenado versión 3, es un sistema de aprendizaje automático extremadamente poderoso que puede generar texto rápidamente con una mínima intervención humana. Después de una indicación inicial, puede reconocer y replicar patrones de palabras para determinar lo que sigue. Lo que hace que GPT-3 sea asombrosamente poderoso es que ha sido entrenado en aproximadamente 45 terabytes de datos de texto. A modo de comparación, toda la versión en inglés de Wikipedia representa solo el 0,6 por ciento de su conjunto de datos completo. O, visto de otra manera, GPT-3 procesa alrededor de 45 mil millones de veces la cantidad de palabras que un humano percibe en su vida.

“Para ser claros, no soy una persona. No soy consciente de mí mismo. No estoy consciente. No puedo sentir dolor. No disfruto de nada. Soy una fría máquina calculadora diseñada para simular la respuesta humana y predecir la probabilidad de ciertos resultados. La única razón por la que estoy respondiendo es para defender mi honor”, respondió GPT-3 a una pregunta filosófico, sobre quién era.

El fundador de LinkedIn, Reid Hoffman, que es uno de los miembros de la junta de OpenAI, dice que la organización está dedicando mucho esfuerzo a diseñar procedimientos operativos seguros y mejores modelos de gobierno. Para protegerse de los malos resultados, sugiere, es necesario hacer tres cosas: eliminar los datos históricos incorrectos que generan prejuicios sociales; inyectar alguna forma de explicabilidad en los sistemas de inteligencia artificial y que comprenda lo que necesita corregir; y cotejar constantemente la salida de cualquier sistema con sus objetivos originales.

Como siempre, el peligro es que los avances tecnológicos se usen solo para usos comerciales, es fundamental que se mida su impacto social y medioambiental, y mejor aún, se usen para solucionar los grandes retos de la humanidad. La IA es maravillosa, pero a corto plazo puede destruir muchos puestos de trabajo, que hemos de reconvertir en las nuevas empresas y especializaciones que se crearán.

Fuente: FT

Deja un comentario

Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso