El minimalismo como antimoda en la era del consumo

Hace tiempo que sigo con curiosidad un movimiento muy interesante de ser feliz con poca cosa: con lo justo y necesario para vivir, es decir con lo mínimo. Este movimiento se llama ‘minimalist’ o minimalismo. Es un estilo de vida que es prácticamente imposible de practicar en nuestra sociedad de consumo y está al alcance de muy pocos valientes.

Según este movimiento, el minimalismo es una herramienta que puede ayudarte a encontrar la libertad: la libertad del miedo, la libertad de la preocupación, la libertad de abrumar, la libertad de culpa, o la libertad de la depresión. Liberados de las trampas de la cultura de consumo llegamos a una libertad real.

Esto no significa que haya algo inherentemente malo en poseer posesiones materiales. El problema de hoy parece ser el significado que asignamos a nuestras cosas: tendemos a dar demasiado significado a nuestras cosas, a menudo dejando de lado nuestra salud, nuestras relaciones, nuestras pasiones, nuestro crecimiento personal y nuestro deseo de contribuir más allá de nosotros mismos.

¿Quieres tener un auto o una casa? Genial, ¡hazlo! ¿Quieres formar una familia y tener una carrera? Si estas cosas son importantes para ti, entonces eso es maravilloso. El minimalismo simplemente te permite tomar estas decisiones de una manera más consciente y deliberada.

Hay muchos casos de minimalistas muy diversos y que llevan vidas sensiblemente diferentes. L.B. tiene una esposa y seis hijos. J.B. tiene una carrera que le gusta, una familia que ama y una casa y un automóvil. Por el contrario, C.W. posee solo 51 cosas y viaja por todo el mundo, y T.S. y su esposo viven en una ‘casa pequeña’ y no tienen coche. A pesar de que cada una de estas personas es diferente, todas comparten dos cosas en común: son minimalistas, y el minimalismo les ha permitido llevar una vida basada en objetivos.

Pero, ¿cómo pueden estas personas ser tan diferentes y aun así ser minimalistas? Eso nos lleva a nuestra pregunta original: ¿qué es el minimalismo? Si tuviéramos que resumirlo en una sola oración, diríamos que es una herramienta para deshacerte de los excesos de la vida a favor de enfocarte en lo que es importante, para que puedas encontrar la felicidad, el cumplimiento y la libertad.

 

¿Cómo nos puede ayudar el minimalismo?

El minimalismo nos puede ayudar a:

  • eliminar nuestro descontento
  • recuperar nuestro tiempo
  • vivir el momento
  • perseguir nuestras pasiones
  • descubrir nuestras misiones
  • experimentar la verdadera libertad
  • crear más
  • consumir menos
  • concentrarnos en nuestra salud
  • crecer como individuos
  • contribuir más allá de nosotros mismos
  • librarnos del exceso de cosas
  • descubrir el propósito en nuestras vidas

Al incorporar el minimalismo en nuestras vidas podemos encontrar la felicidad duradera, y eso es lo que todos estamos buscando, ¿no es así? Todos queremos ser felices. Los minimalistas buscan la felicidad no a través de las cosas, sino a través de la vida misma. Por lo tanto, depende de ti determinar qué es necesario y qué es superfluo en tu vida.

Lo cierto es que, independientemente de los ejemplos más o menos radicales del minimalismo, considero que cada ser humano ha de tener lo básico que necesita para ser feliz y no intentar anhelar cosas que no tiene, eso siempre genera infelicidad. Centrarse al fin de cuentas en el dar y no en el tener, en el yo presente y no en el yo futuro.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso