Por favor, NO volvamos a la normalidad

Esta crisis a la que nos enfrentamos debería de ayudarnos a reajustar y rehacer todas aquellas cosas que la sociedad está haciendo mal, las cuales es necesario cambiar, no solo para evitar otra catástrofe como la que estamos sufriendo y que no ha hecho más que empezar, sino para aprovechar y evolucionar en la dirección adecuada como seres humanos y especie.

 

¿Para qué sirve pensar solo en quincenas, intentando volver a una
“nueva normalidad” cuando las cosas, de base, no estaban funcionando?

 

Yo prefiero pensar en décadas y, ya que mi generación va a vivir la mayor crisis financiera y sanitaria del siglo, por lo menos que esto sirva para reconstruir nuestro mundo, para que nuestras generaciones venideras vivan en un mundo mejor.

La educación, la desigualdad, la sanidad, el consumismo, el modelo empresarial… hay tantas cuestiones importantísimas que tenemos la oportunidad de evolucionar, que no hay tiempo que perder. Pero, de todas ellas, hay una que destaca: el gran deterioro del medioambiente, que afecta directamente a nuestros valores y nuestro modelo de vida en general.

“Para no volver a lo anterior, que está claro que no estaba funcionando, hay que pensar en décadas, no en quincenas”

Ya se hacía esperar que científicos, filósofos y artistas levantaran su voz en ese sentido. La semana pasada, el 6 de mayo, más de 200 personalidades publicaron un manifiesto en el diario francés Le Monde a este respecto.

«Ante el desafío más grande en la historia de la humanidad, el poder político debe actuar firme e inmediatamente. Es hora de hablar con seriedad.

Estamos viviendo un cataclismo planetario. El calentamiento global, la disminución drástica de los espacios de vida, el colapso de la biodiversidad, la contaminación profunda del suelo, el agua y el aire, la deforestación rápida: todos los indicadores son alarmantes. Al ritmo actual, en unas pocas décadas, no habrá casi nada. Los humanos y la mayoría de las especies vivientes se encuentran en una situación crítica.

Es demasiado tarde para evitar que algo malo pase: el colapso está en marcha. La sexta extinción masiva se lleva a cabo a una velocidad sin precedentes. Pero no es demasiado tarde para evitar lo peor. Por lo tanto, consideramos que cualquier acción política que no haga de la lucha contra este cataclismo su prioridad concreta, anunciada y asumida, ya no es creíble. Consideramos que un gobierno que no convierta el rescate de lo que aún puede ser rescatado en su objetivo principal y declarado, no puede ser tomado en serio. Las políticas deben decidirse sin la influencia de los lobbies e implementar las medidas potencialmente impopulares que sean necesarias. Es una cuestión de supervivencia. No puede, en esencia, considerarse secundario.

 

Muchos otros combates son legítimos.Cambiar-la-base-del-problema-actual-con-el-COVID
Pero, si perdemos este, ningún otro
jamás podrá ser llevado a cabo».

 

El artículo manifiesto, que firman también una veintena de premios Nobel de Física y Química y el Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus, es una iniciativa promovida por Juliette Binoche y el astrofísico Aurélien Barrau. El texto deja clara la preocupación de los firmantes por la magnitud de la pandemia de la Covid 19 pero mira más allá, denuncia la explotación de la tierra y pone el foco en las consecuencias del “colapso global» que estamos viviendo.

El balance es simple: los ‘ajustes’ no son suficientes, el problema es estructural. La catástrofe ecológica en curso revela una metacrisis: la extinción de la vida sobre la Tierra está fuera de duda y todos los indicadores apuntan a una amenaza existencial directa. A diferencia de una pandemia, por muy grave que sea, se trata de un colapso global cuyas consecuencias no tienen parangón. Hacemos por eso un llamamiento solemne a dirigentes y ciudadanos a sustraerse de la lógica predominante para trabajar en una reforma profunda de los objetivos, los valores y las economías.

Despertemos como sociedad, aprovechemos esta crisis y las nuevas tecnologías para reajustar nuestro modelo de vida y reconectemos con el planeta para evolucionar como especie sin destruir nuestro mayor tesoro: la naturaleza.

 

El-futuro-sera-mejor-si-miramos-mas-alla-de-nuestro-propio-interes-Angel-Bonet
¿Para qué sirve pensar solo en quincenas, intentando volver a una “nueva normalidad” cuando las cosas, de base, no estaban funcionando?

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso