Los principios de un verdadero propósito empresarial

El propósito de una empresa debería ser el motor por el cual las compañías pueden aportar soluciones a los problemas sociales y ambientales que nos actualmente nos afectan. El propósito corporativo debe crear valor tanto para los accionistas como para las partes interesadas.

 

Una declaración de propósito adecuadamente formulada no es puramente descriptiva sobre lo que hace una empresa, ni aspiracional, para salvar el planeta o la sociedad. En cambio, identifica cómo las empresas ayudan a las personas, organizaciones, sociedades y naciones a abordar los desafíos a los que se enfrentan, al mismo tiempo que ayudan a las empresas a evitar o minimizar los problemas que pueden causar.

Una empresa necesita estar movida por un propósito claro, una finalidad que esté en el corazón de cada una de sus etapas

Para este fin desarrollar, articular y adoptar un propósito requiere juicios sobre el equilibrio de los intereses de las diferentes partes interesadas. Una vez adoptado, cumplir con el propósito corporativo requiere estructuras, sistemas, procesos, financiamiento, medición e incentivos apropiados tanto fuera como dentro de los límites de la propia corporación. En la práctica, colocar el propósito en el corazón de los negocios, en su constitución y proporcionar compromisos creíbles para su cumplimiento, significa lograr una mayor diversidad de resultados beneficiosos, donde prevalecen a la maximización de beneficios por sí sola.

proposito-2-empresarial-angel-bonetEl propósito corporativo también podría mejorar el funcionamiento de los mercados y promover la competencia para abordar los problemas más desafiantes de nuestro tiempo. Podría alentar una carrera hacia la cima para ofrecer los mayores beneficios sociales de la manera más rentable. Fortalece significativamente la rendición de cuentas a todas las partes interesadas afectadas por la empresa, incluidos, pero no exclusivamente, a sus accionistas.

 

El propósito de estas empresas, si es el adecuado, puede aportar soluciones a los problemas sociales y medioambientales que sufrimos en la actualidad

La definición del propósito corporativo requiere la identificación y la creación de responsabilidad ante las partes interesadas de una empresa. Las partes interesadas son cualquier grupo o individuo que pueda afectar o se vea afectado por el logro de los objetivos de la organización, como los clientes, empleados, comunidades, proveedores y accionistas.  La responsabilidad ante las partes interesadas internas y externas de una empresa, junto con la influencia de sus diversos sistemas de valores, hace que un negocio sea más propenso a integrarse y lograr objetivos sociales. Por lo tanto, el proceso de identificación y articulación del propósito de una empresa debe incluir consultas con sus partes interesadas e, idealmente, la empresa competirá para desarrollar los mejores mecanismos para garantizar esa participación.

En momentos significativos en el Ciclo de Vida de un negocio determinado: su fundación, fusión o venta, necesitará revisar su propósito y volver a convocar a quienes lo establecieron. Mientras tanto, una empresa decidida también garantizará que existan medidas para garantizar la responsabilidad dentro de la empresa, por permanecer fiel a su propósito y para el monitoreo continuo y la notificación de la entrega del propósito. Estos mecanismos requerirán nuevas habilidades y conocimientos que permitan a las empresas y sus asesores involucrar adecuadamente a sus partes interesadas. También requerirán nuevos modelos de gobernanza. Sin embargo, definir un propósito es solo la primera etapa del proceso de convertirse en una compañía confiable y decidida con culturas éticas.

Una empresa decidida se organizará a todos los niveles según su finalidad.

 

Propongo ocho principios para líderes empresariales y formuladores de políticas:

    1. Las leyes corporativas deben colocar el propósito en el corazón de la corporación y exigir a los directores que expresen sus propósitos y demuestren su compromiso con ellos.
    2. La regulación debe esperar obligaciones particularmente altas de compromiso, lealtad y cuidado por parte de los directores de las empresas con los intereses públicos donde desempeñan funciones públicas importantes.
    3. La propiedad debe reconocer las obligaciones de los accionistas y comprometerlos en el apoyo a fines corporativos, así como en sus derechos a obtener beneficios financieros.
    4. El gobierno corporativo debe alinear los intereses gerenciales con los propósitos de las compañías y establecer la responsabilidad ante una variedad de partes interesadas a través de las estructuras apropiadas de la junta. Deben determinar un conjunto de valores necesarios para cumplir el propósito, incrustado en la cultura de su empresa.
    5. Las mediciones deberían reconocer los impactos y la inversión de las empresas en sus trabajadores, sociedades y activos naturales, tanto dentro como fuera de la empresa.
    6. El desempeño debe medirse contra el cumplimiento de los propósitos corporativos y las ganancias netas de los costos de lograrlos.
    7. El financiamiento corporativo debe ser de una forma y duración que permita a las compañías financiar inversiones más comprometidas y a largo plazo en sus propósitos.
    8. La inversión corporativa debe realizarse en asociación con organizaciones privadas, públicas y sin fines de lucro, que contribuyan al cumplimiento de los propósitos corporativos.

     

    Los principios de un verdadero proposito empresarial Angel Bonet

    Los principios establecidos aquí reflejan la necesidad de que las empresas tengan un propósito claro, que sean confiables para defenderlo y que tengan los valores y la cultura que lo respalden. Implican a la propiedad, la gobernanza, la medición, el rendimiento, las finanzas y la inversión para comprometerse y entregarlo. La ley debe permitirlo y la regulación lo debe requerir cuando sea necesario. Las empresas se comprometen a hacer negocios con un propósito. Los líderes empresariales aspiracionales ya se están preparando para lograrlo.

    proposito-3-empresarial-angel-bonetLos trabajadores buscan contribuir a él y los inversores para financiarlo. Pero el sistema de leyes, educación y prácticas que hemos desarrollado a lo largo del tiempo nos impide darnos cuenta por completo. Rectificar el problema y crear un entorno propicio para negocios confiables y decididos basados ??en culturas éticas es un tema de diseño de sistemas para el cual los principios establecidos aquí ofrecen un marco para la reforma. ¡Espero que te unas en este esfuerzo!

    Fuente: The British Academy

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso