Que el 2023 nos traiga más consciencia medioambiental

El pasado viernes se estrenó la segunda entrega de AVATAR, de James Cameron, sin duda igual de brillante o más que la primera, y con el mismo mensaje de fondo, la conexión tan poderosa entre el ser humano y la naturaleza, y la destrucción de la biodiversidad por parte del propio ser humano por interés económicos.

Esta película refleja una realidad irrefutable, nos enfrentamos a dos emergencias interrelacionadas y provocadas por el ser humano: el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, que amenazan el bienestar de las generaciones actuales y venideras. Dado que nuestro futuro depende por completo de la biodiversidad y de la estabilidad climática, es fundamental que comprendamos bien las conexiones entre el deterioro de la naturaleza y el cambio climático, y dejemos de mirar a otro lado, o lo que es peor ignorar la evidencia científica.

El actual Informe Planeta Vivo de WWPP, que documenta a la perfección esta realidad, gira en torno a la naturaleza de dichas conexiones, a sus repercusiones para las personas y la biodiversidad y a la construcción de un futuro positivo, justo y sostenible. Esta edición, la más exhaustiva hasta la fecha, muestra un descenso medio del 69% en la abundancia poblacional relativa de especies animales de todo el planeta entre 1970 y 2018. Latinoamérica registra el mayor declive regional de la abundancia poblacional media (94%) y, en cuanto a especies, las poblaciones de agua dulce muestran un mayor descenso general a nivel mundial (83%).

Para poder imaginar un futuro en el que puedan prosperar tanto las personas como la naturaleza, es imprescindible «revertir la curva» actual de pérdida constante de la biodiversidad. Ahora los investigadores están examinando nuevos enfoques, como la integración de la equidad y la justicia. Esto nos podría ayudar a centrarnos más en las grandes acciones urgentes y necesarias para cambiar el rumbo de la supuesta normalidad que estamos viviendo.

La Asamblea General de Naciones Unidas reconoció este mismo año 2022 que ya acabamos, que todas las personas, en cualquier lugar, tienen derecho a vivir en un medio ambiente limpio, saludable y sostenible, lo cual significa que respetar esta premisa ya no es una opción para quienes ejercen el poder, sino una obligación. Aunque no es jurídicamente vinculante, se espera que la resolución de la ONU acelere la acción, al igual que ocurrió con resoluciones anteriores sobre el derecho al agua, en 2010, que precipitaron los avances en el suministro de agua potable a millones de personas.

Todavía estamos a tiempo de actuar, pero hay que darse prisa. Tenemos muchas soluciones a nuestra disposición, desarrolladas por muchas partes interesadas diferentes, desde empresas a pueblos indígenas y comunidades locales. Incluyen desde las iniciativas de revelación de datos financieros para armonizar y comprender mejor el impacto de las finanzas, a los enfoques de uso múltiple del paisaje y los estudios de caso detallados en este informe:

Si queremos darle la vuelta a la pérdida de naturaleza y salvaguardar el mundo natural para las generaciones actuales y futuras, es necesario que nos fijemos el objetivo mundial de revertir la pérdida de biodiversidad para asegurar un mundo positivo para la naturaleza para 2030. Esa debe ser la estrella errante que sigamos, al igual que la limitación del calentamiento global a 2°C, preferiblemente a 1,5°C, guía nuestros esfuerzos en materia de clima.

El Informe Planeta Vivo 2022  Informe Planeta Vivo – Nuestro trabajo | WWF España muestra una radiografía de la salud de nuestro mundo natural, nuestro soporte vital básico, nuestro salvavidas. Hay motivos para desanimarse, pero también hay motivos para ser optimistas. Esta debe ser la exigencia que nos una: ser conscientes de que tomamos medidas urgentes para generar un futuro positivo para la naturaleza, equitativo y con cero emisiones netas. Como siempre digo, es fundamental cambiar nuestro modelo de vida y de consumo inconsciente y a su vez gestionar nuestras empresas como empresas de impacto social y medioambiental positivo, no hay otro camino.

Os deseo Feliz Navidad y que el 2023 venga repleto de acciones de impacto positivo!

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
LinkedIn
Facebook
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

Impacto positivo

Mirando a los ojos de la pobreza

La semana pasada tuve la oportunidad de cumplir un sueño que tenía desde siempre, vivir una experiencia de cooperante social. El destino hizo que fuera

Leer más »
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso