Revitalizar la empresa familiar en el S.XXI

¿Por qué están sufriendo tanto las empresas familiares antes este entorno tan convulso y globalizado? Lógicamente siempre que se generaliza, obviamos casos de empresas familiares, que independientemente de su tamaño, ha sabido profesionalizarse y adaptarse al siglo XXI, y sus exigencias en términos de globalización y revolución tecnológica y de conocimiento. Pero la realidad es que la gran mayoría de las empresas familiares, no están sabiendo adaptarse a un entorno competitivo, cada vez más cambiante, agresivo e hipercompetitivo, fruto de la globalización.

Los valores tradiciones de estas empresas, que han hecho posible, en algunos casos, un cambio generacional sostenible en el tiempo, tales como, unidad familiar, respeto por el empleado y la comunidad, conservadurismo, austeridad financiera, visión de largo plazo, etc…. Están condenando a estas mismas empresas ante la actual coyuntura geoeconómica.

Hoy en día, no tienen futuro, aquellas compañías familiares, que no cuenten con una auténtica profesionalización de sus ejecutivos, familiares o no familiares, con una buena estrategia, orientada al cliente y a la rápida evolución del mercado, a una obsesión por la innovación, a una política de desarrollo de negocio “global” y “multicanal”. Y sobre todo una capacidad de reinventarse, cada año, y adaptarse a un mercado globalizado y de rápidos cambios de preferencias y gustos.

No es casualidad que empresas como Almirall, Tous, Estrella Galicia, Femsa, Garrigues…, noten con mucho menos impacto, “esta crisis” y que sepan seguir creciendo en una liga internacional en recesión.

Yo estoy plenamente convencido que las empresas familiares que sepan adaptarse a esta nueva realidad, gracias a sus valores y principios, más largo placistas, tienen todas las posibilidades de ganar la batalla de las grandes multinacionales, que fruto de las fusiones y la presión de los accionistas, pierden sus valores, y condenan las decisiones a salvar el “quarter”.

No olvidemos que en la gran mayoría de países el tejido empresarial familiar es quien sustenta la economía de los países (España = 70% PIB, México 80% PIB, USA 50% PIB, UE 65% PIB), con lo que es una realidad que por encima de las políticas intervencionistas del estado, las empresas familiares tienen el poder y la obligación de reactivar la economía, creando riqueza y puestos de trabajo.

En definitiva, es fundamental que las empresas familiares se REVITALICEN, adaptándose a las exigencias del nuevo entorno competitivo del siglo XXI.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso