¿Tu empresa aplica la justicia climática?

El cambio climático está afectando a todos, pero sus efectos continuos amenazan la vida y el sustento de algunas personas más que otras. Según el último informe sobre el cambio climático de las Naciones Unidas de 2022, el 40 % de la población mundial es altamente vulnerable a los efectos del cambio climático, lo que significa que tu salud física y mental ya se ve afectada por enfermedades relacionadas con el clima y eventos naturales extremos.

El informe es solo uno de las muchas llamadas de atención para actuar con urgencia, no solo sobre el cambio climático sino también sobre la justicia climática: el proceso de encontrar soluciones al cambio climático que también aborden las desigualdades sociales debido al género, raza, etnia, geografía, ingresos y otros factores. Actuar sobre la justicia climática es importante, porque las inequidades sociales aumentan la gravedad de los riesgos y costos que enfrentan las personas vulnerables como resultado del cambio climático. También disminuyen la capacidad de las personas para participar en las oportunidades que acompañarán la transición del mundo hacia una economía verde con menos emisiones de carbono, más eficiente en el uso de los recursos y más socialmente inclusiva .

La comprensión y la conciencia de la justicia climática han evolucionado en las últimas décadas. Sus raíces se encuentran en el movimiento de justicia ambiental en los Estados Unidos, donde, en la década de 1990, los activistas denunciaron el impacto desproporcionado de los contaminantes en las comunidades negras de Carolina del Norte. En el año 2000, la organización Global Corporation Watch utilizó el término en su informe “Climate Gangstas vs Climate Justice”, y a partir de ahí tomó un enfoque más global. En 2002, los asistentes a la primera Cumbre de Justicia Climática, celebrada al margen de la COP6, destacaron el hecho de que los países y comunidades menos responsables de las emisiones de carbono estaban sufriendo las peores consecuencias de ellas.

En los últimos años, el enfoque ha cobrado fuerza y ​​se abrió paso en agendas más políticas y legales. La justicia climática se incluyó en el Acuerdo de París de 2015, por ejemplo, y las Naciones Unidas declararon el acceso a un medio ambiente limpio y saludable como un derecho humano en julio de 2022.

Por qué la justicia climática es importante para las empresas

Todos los sectores tienen un papel que desempeñar para lograr la justicia climática, pero es justo decir que, en comparación con el gobierno y la sociedad civil, las empresas tardan en abordar este tipo de desafíos y, de hecho, con frecuencia se las considera parte del problema . Sin embargo, las tendencias y los eventos recientes también han hecho que la justicia climática ocupe un lugar destacado en la agenda empresarial.

En primer lugar, la pandemia de COVID-19 ha exacerbado profundas inequidades y vulnerabilidades sociales, al igual que el cambio climático. También ha destacado la interconexión humana y ambiental y ha impulsado una acción colectiva rápida a gran escala para responder y recuperarse. Como resultado, las empresas están cada vez más interesadas en abordar los objetivos ambientales, sociales y de gobierno (SGE) de manera más holística. 

En segundo lugar, los inversores, los consumidores, los empleados y el público en general esperan cada vez más que las empresas tomen medidas directas para abordar conjuntamente el clima y la desigualdad. La encuesta Edelman Trust Barometer de 2022 , por ejemplo, mostró que más del 81 por ciento de los encuestados querían que los directores ejecutivos hablaran sobre temas controvertidos, incluido el cambio climático y la desigualdad. Las empresas deben responder cada vez más a estas expectativas cambiantes.

En tercer lugar, la acción política sobre la justicia climática se ha acelerado en respuesta a los crecientes costos humanitarios y económicos de los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el clima, la preocupación por la pérdida de puestos de trabajo, el creciente apoyo a los movimientos de la sociedad civil como Black Lives Matter y Fridays for Future, y las Naciones Unidas -esfuerzos liderados como Race to Net Zero y Race to Resilience. Las empresas están respondiendo, tanto en términos de tomar medidas directas para adelantarse a la evolución de los requisitos legales y reglamentarios como, en algunos casos, abogando por que los gobiernos intensifiquen sus esfuerzos. 

Un nuevo marco para la acción empresarial

1. Adoptar un enfoque centrado en las personas y basado en los derechos . ¿La empresa está comprometida con el respeto de los derechos humanos en todas sus operaciones y sus cadenas de suministro? ¿Apoya los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de la ONU y los aplica a la diligencia debida de la empresa en cuestiones ambientales, incluidos los compromisos climáticos? 

2. Planificación para una transición justa. ¿Tiene la empresa un plan justo para dejar de usar carbono? ¿Están involucrados los empleados, los trabajadores y las comunidades anfitrionas en la planificación de la transición? ¿Tienen acceso a la formación, las habilidades, las capacidades y los recursos que necesitarán para hacer frente a la transición energética y beneficiarse de ella? 

3. Compartir las cargas y los beneficios de manera justa. ¿La estrategia climática y las inversiones de la empresa protegen a las personas y comunidades más vulnerables de los impactos del cambio climático, la transición energética y las políticas relacionadas? ¿Los beneficios de las acciones climáticas de la empresa (como aire limpio, avances tecnológicos y empleos verdes) son accesibles para todos? 

4. Participación, transparencia y rendición de cuentas : ¿Cómo informan las necesidades de las personas más afectadas por el cambio climático y la transición energética las políticas y productos de la empresa? ¿Quién hace que la empresa rinda cuentas? ¿Cómo la empresa hace que sus compromisos y acciones sean transparentes para los empleados, clientes, proveedores y la comunidad? 

5. Diversidad, equidad e inclusión: ¿Ha identificado la empresa cómo las diferentes personas y grupos son vulnerables tanto al cambio climático como a la acción climática? ¿Un grupo diverso e inclusivo de partes interesadas contribuye a las decisiones relacionadas con el clima? ¿Los compromisos de la empresa con la diversidad, la equidad y la inclusión están vinculados a sus compromisos climáticos? 

6. Educación y habilidades: ¿La empresa está invirtiendo en formación, herramientas y conocimientos para promover la justicia climática y mejorar las oportunidades futuras y la resiliencia entre los empleados y en toda la cadena de suministro? 

7. Asociaciones : ¿La empresa se asocia activamente con gobiernos, proveedores, ONG y grupos de empleados para superar los obstáculos para promover la justicia climática y escalar el impacto? 

El crecimiento de los compromisos empresariales para lograr el cero neto en los últimos años es una tendencia bienvenida, pero los compromisos deben expandirse para abarcar la justicia climática, si queremos de verdad solucionar el problema medioambiental que tenemos y al que nos enfrentamos. Existe una gran oportunidad para que las empresas ayuden a liderar el camino en asociación con el gobierno y la sociedad civil, como motor de bienestar y progreso.

Fuente: Stanford Social Innovation Review

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso