Cómo acceder a tu ADN por menos de 1.000 dólares

 

Hace varias semanas la empresa americana Veritas Genetics anunció el precio de su aplicación de ADN: MyGenome que lanzará en abril, por 999 dólares, unos 910 euros.

Podremos consultar datos sobre nuestro ADN, ser asesorados por un consejero genético a través de una vídeo llamada y recibir información médica a través de la app.

Este anuncio puede suponer la democratización de la genómica y de la medicina personalizada. Los servicios que ofrece esta aplicación proporcionan los 6.000 millones de letras del genoma de una persona analizados por un algoritmo, para poder determinar posibles predisposiciones médicas, u ocasionales mutaciones genéticas capaces de generar enfermedades.

Sin embargo, la compañía cofundada por Mirza Cifric se enfrenta a varias limitaciones que deberá superar:

  1. De momento Veritas Genetics sólo atenderá en Estados Unidos, donde empezará a recopilar muestras de sangre o saliva de los clientes en abril para poder obtener los primeros resultados en junio.
  2. Los encargos deberán contar con prescripción médica, y no sustituyen, en ningún caso el diagnóstico de un profesional médico.

Esta idea no es nueva. Hace ya 10 años una organización sin ánimo de lucro lanzada por científicos de la Universidad de Harvard animaba a la gente a publicar sus datos genéticos para impulsar las investigaciones médicas. Otra empresa de Utah, Sure Genmocs, anunció que ofrecía servicios de secuenciación de genoma por 2.500 dólares.

Los retos que nos esperan acerca de nuestros datos genéticos pasan por reforzar nuestros derechos sobre ellos, ya que el transporte de estos datos hace que desconozcamos cuál es el soporte más eficaz para contenerlo. ¿Qué pasaría con ellos si la empresa quiebra?

De igual modo que se deberá establecer una gestión de malas noticias, ya que el genoma no siempre contiene la información que deseamos obtener, ni tiene una única interpretación.

Cada persona tiene libertad de vivir ignorando sus posibles variaciones genéticas o sus predisposiciones, pero, ¿y si nuestro hermano o hermana, hijo o padre quiere también, libremente conocerlo?

Cómo acceder a tu ADN: limitaciones

Deberíamos establecer los límites y derechos a los que nos podremos exponer en un futuro cada día más cercano.

Por todo eso, aunque apasionante, la comercialización de la genómica es una vía de trabajo cuestionable.

Desde mi punto de vista, por cuatro razones:

  • Primero, porque seguramente se producirán errores con la secuenciación, y permitir a los consumidores un acceso pleno a sus datos les permitiría comparar los generados en distintos momentos o por distintos medios o laboratorios.
  •  Segundo, permitir que el cliente se descargue los datos podría ayudar a las empresas de secuenciación a evitar responsabilidades legales.
  • Tercero, disponer de acceso a los datos significa que se pueden compartir – con un familiar, un proveedor médico, un consejero genético, un grupo de pacientes o un grupo de investigaciones. Y unir datos de esta manera tiene una enorme importancia para los estudios genómicos a gran escala.
  • En cuarto lugar, porque nunca va a haber una única interpretación de un mismo genoma. Lo que sabemos hoy de nuestros genomas no es nada en comparación con lo que sabremos en el futuro.

En todo caso, ¿quién no se plantearía en algún momento acceder a esa información médica tan valiosa por menos de 1.000 euros?

La ventana al futuro ya está abierta. El reto por delante, ¡apasionante!.

Deja un comentario

Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso