El vagón digital

La innovación y las tecnologías disruptivas vienen de la mano de riesgos y desafíos asociados que suponen un reto, no sólo para la empresa privada y los distintos sectores económicos.

La innovación y las tecnologías disruptivas vienen de la mano de riesgos y desafíos asociados que suponen un reto, no sólo para la empresa privada y los distintos sectores económicos, sino para las políticas públicas de todas las administraciones que deben marcar pautas y directrices para ayudar a convertirnos en algo que, al fin de cuentas, ya deberíamos ser: una sociedad digital.

Este camino es como un viaje en tren, en lo que llamaremos el vagón digital. Las estaciones por las que hay que ir parando son muchas, y no esperan a nadie. Comenzamos por las empresas y administraciones públicas, y seguimos todo recto hasta llegar a los sectores más emergentes, -como la robótica, la inteligencia artificial, la salud, ciudades inteligentes o el medio ambiente-, llegando de lleno a la brecha digital o los peligros asociados a la ciberseguridad.

 

Política actual: ¿ministerio digital?

Con los actuales cambios políticos que se han dado en las últimas semanas, no es de extrañar que planteemos esta pregunta: ¿deberíamos esperar la creación de un ministerio autónomo e independiente centrado exclusivamente en el tratamiento de los asuntos digitales?

La respuesta comienza, como casi siempre, con un clásico: “algunos de los países más avanzados de nuestro entorno ya cuentan con ministerios dedicados en exclusiva a esta materia, siguiendo la pauta marcada desde Europa”.

Y sigue necesariamente con que en España “estamos en ello”. Y es que ya surgió el tema en la primera legislatura del Gobierno de Rajoy, con la creación de la Secretaria General de ‘Agenda Digital’, y que en ésta última legislatura del Popular estuvo incluida en el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

¿Y ahora? Si bien todo apuntaba a que este tema lo abordaría el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, será finalmente el de Economía el que se ponga manos a la obra con deberes tan importantes como la creación de infraestructuras digitales, el 5G, o las ayudas a las empresas para abordar su transformación digital.

 

Retos y oportunidades actuales

Con un nombre o con otro, la urgencia de crear un organismo con poder de decisión real pasa por la enumeración de los retos políticos actuales en materia digital: Industria 4.0, la digitalización e internacionalización de la pequeña empresa, la omnicanalidad del retail, la conectividad y la era del Gigabyte, el progreso del e-Government y la e-Administración para que se agilicen procesos y mejoren la participación pública.

Ya sabemos que los ministerios son las piezas clave sobre las que se estructura la Administración del Estado, siendo cada ministro el link entre el Gobierno y el complejo organizativo que supone todo departamento ministerial.

Por ello, entender que la materia digital no es tanto un tema de moda o el nombre de un Ministerio o una Secretaria, es el paso real para comprender que estos temas son totalmente transversales a cada Ministerio y la forma para sobrevivir a las exigencias de una sociedad digital, o en proceso de digitalización, a la que estamos llegando. No podemos permitirnos perder este vagón digital.

 

Imagen: Aleksander Vlad

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso