Productos “Mea culpa”, nueva tendencia

Esta semana nos ha dejado Nelson Mandela, todo un icono de superación y resistencia. Tras pasar más de 27 como preso político, mientras medio mundo miraba hacia otro lado, hoy es idolatrado y venerado por los que en aquel entonces le dieron la espalda. Me gustará ver como acaba la gestión de derechos de imagen entre la familia Mandela y el gobierno de Sudáfrica.

Sin duda, el sentimiento de culpa del ser humano, es una gran atracción “comercial” a comprar productos que nos ayude a sentir “redentores” de nuestras culpas, o que por lo menos no contribuimos a ellas. Un número cada vez mayor de consumidores no pueden evitar ser conscientes del daño que produce su consumo: al planeta, a la sociedad o a ellos mismos. Pero una mezcla muy humana de indulgencia, adicción y condicionamiento implica que la mayoría no puede cambiar sustancialmente sus hábitos de consumo. ¿El resultado? Una interminable espiral de culpa.

Esto crea excitantes oportunidades para las marcas que sepan combinar la ruptura de esta espiral de culpa con la incansable búsqueda de estatus de los consumidores (que continúa siendo la fuerza subyacente en cualquiera de sus conductas).

Ejemplos:

  • El vehículo electrónico sedán de lujo Tesla Model S comenzó a enviarse a Noruega, Suiza y Holanda en agosto de 2013, los modelos con el volante a la derecha están previstos para marzo de 2014. En septiembre de 2013 el Model S fue el coche más vendido en Noruega, donde los conductores de coches eléctricos pueden utilizar los carriles bus para evitar los atascos de tráfico. El precio del vehículo más sencillo de la gama Model S es de USD 62.400.

 

  • Nudie lanzó una gama de alfombras de edición limitada creadas a partir de tiras de tela vaquera tejidas procedentes de pantalones de segunda mano o donados de la marca sueca. Tejidas a mano en un telar de lanzadera manual, las alfombras estaban disponibles en las concept stores de Nudie Jeans de todo el mundo, a un precio de USD 599.

 

  • Liberty United es una línea de joyería norteamericana creada a partir de armas y balas decomisadas. La marca aspira a ayudar a eliminar las armas de fuego de las calles, trabajando con las autoridades locales para obtener armas que ya no son necesarias como prueba ante un tribunal o que han sido recogidas en programas de recompra de armas.

 

Un reciente estudio global identificó la existencia de 2.500 millones de ‘consumidores ambiciosos’ (que representan un tercio de los consumidores globales). Estos consumidores se definen por su amor a las compras (78%), el deseo de un consumo responsable (92%) y su confianza en las marcas que actúan teniendo en cuenta los intereses de la sociedad (58%). (BBMG, GlobeScan y SustainAbility, octubre 2013)

No importa en qué mercado o industria trabajes, si tu obsesión es satisfacer las cambiantes necesidades, deseos y expectativas de los consumidores, tendrás éxito incluso durante las más brutales perturbaciones globales, sean cuales sean sus características. Solo hace falta escuchar las necesidades cambiantes de los consumidores y las tendencias, que como esta que hoy muestro, se van vislumbrando.

Quiero acabar este blog deseando que el “espíritu” Mandela de respeto al prójimo y superaron nos invada a todos en el 2014!

Fuente: Trendwatching.

Deja un comentario

¿Te ha gustado? Comparte este contenido
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Más artículos

Te puede interesar...

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso